lunes, 24 de febrero de 2014

Ziztadak (53): Bailar como un gigante

gigante/a. (Del lat. gigas, -antis) m. y f. Cada una de las figuras gigantescas que suelen salir en kalejira durante las fiestas navarras, como Arriasko, Runa, Motxorro y Txantxarrana de Arrotxapea.  2. bailar como un gigante. fig. forma de baile extremadamente rígida asumida por los jóvenes varones navarros  tras siglos de aculturación y represión religiosa.




* Aurreko Ziztada / Ziztada anterior:


viernes, 21 de febrero de 2014

Diario de ARROTXAPE[a]ko Egunkaria (51)

   


   Veamos algunas de las cosas que han pasado en el barrio este mes de febrero. Estas son las instantáneas que hemos captado:



7 de febrero. Las más txikis del barrio tienen una nueva sección en la revista del barrio: la Ezkaba Txikia.







8 de febrero. Los servicios de limpieza intentan ahogar los gritos de nuestras paredes.


Argazkia: Patxi Abasolo Lopez

12 de febrero. Pintadas anarcas reivindicando la marca C & M.


Argazkia: Patxi Abasolo Lopez


15 de febrero. Varios cientos de personas juegan al futbito, hacen tortillas de patatas, se manifiestan, disfrutan de una comida popular, siguen recorriendo kalejiras y terminan acudiendo a un Concierto de música a favor de sus jóvenes más comprometidos.

Argazkia: Patxi Abasolo Lopez

17 de febrero. Te quiero 23, en un rincón de Santa Engracia.

Argazkia: Patxi Abasolo Lopez

18 de febrero. Irakasles del ikastetxe Patxi Larrainzar siguen diciendo NO a la LOMCE.


Argazkia: Patxi Abasolo Lopez

19 de febrero. Amalur nos ofrece una de sus sonrisas más hermosas: Ortzadar.


Argazkia: Patxi Abasolo Lopez

20 de febrero. Degustación de quesos en Ipar Gorri, a favor de la Ezkaba y el pequeño comercio. Bai, euskaraz.


Argazkia: Patxi Abasolo Lopez


Y un montón de actos más, como charlas a favor del Modelo D y una escuela infantil en euskera, y un sinfín de juevintxos, karaokes, monólogos, cenas, conciertos y actividades para todas las edades, en un barrio empeñado en seguir siendo un espacio vivo para las personas que habitan y trabajan en él. Hala bedi!


* Aurreko sarrera / Entrada anterior:


jueves, 13 de febrero de 2014

Arrotxapeko ELKARTASUN EGUNA 2014



Egitaraua:

  • 9:00etan, Futbito lehiaketa
  • 10:30etan, Patata tortila lehiaketa, Arsenal Elkartean
  • 12:00etan, MANIFESTAZIOA, Aita Barandiaran plazatik
  • 14:30etan, Herri Bazkaria, Errotaberri elkartean
  • 17:30etan, Kalejira, Errotaberritik
  • 19:00etan, KONTZERTUA eta, ondoren, GAUPASA!

martes, 11 de febrero de 2014

La Revista Ezkaba en "Pasealeku" de Eguzki Irratia


 Una vez más nos hemos acercado al programa Pasealeku de Eguzki Irratia, comentando lo que sucede en Arrotxapea, con la revista Ezkaba de este mes en la mano (duración: 15 minutos).

domingo, 9 de febrero de 2014

Erakusketa: "Galiarren aroan, Cesar aurreko Akitania"

Hanka sartze historikoa:
Asterixen kaskoak ez zuen hegalik.
  
   Honetan, Bidasoa zeharkatu eta Donostiako San Telmo museora joateko proposamena luzatu nahi dizuet. Badakit Arrotxapetik zein Iruñetik jendea hurbildu egin dela olatuek egindako txikizioak ikustera. Beraz, hona hemen aukera ederra morboa asetzeaz gain, historiarekin gozatzeko. Erakusketako arduradunak dioen bezala, Akitanian bizi ziren herritarren bizimoduaz dauzkan aurreiritziei aurre egingo zaie, ez baita egia txabolak biribilak zirela, ezta kasko hegaldunak erabiltzen zituztela. Gehiago jakin nahi izanez gero, hemen duzue Araitz Muguruzak gaurko Berrian argitaratutako artikulua:

Burdinaz formatutako ondarea

Erromanizazio aurretik Akitanian bizi ziren herritarren 1.600 objektu bildu dituzte San Telmo museoan
Galiarren etxolen eta bihitegien erreprodukzioak ere egin dituzte erakusketarako. / JUAN CARLOS RUIZ / ARGAZKI PRESS
Akitanian eta Galian erromanizazioa iritsi aurretik zegoen bizimodua azaltzen da Galiarren aroan, Cesar aurreko Akitania Donostiako San Telmo museoan jarri berri duten erakusketan. Burdin Aroan erabili zituzten arma, oroigarri, apaingarri eta tramankuluen bilduma da, egunerokotasuneko ohituretan zeuzkaten desberdintasun eta berdintasunekin. 1.600 objektutik gora daude ikusgai; tartean baita burdina edo kristala lantzeko erabili zituzten labeen erreprodukzioak ere. Maiatzaren 25a bitarte izango dira ikusgai.

Akitaniako Mouliets-et-Villemartingo Lacoste aztarnategian egindako aurkikuntzak dira erakusketako objekturik gehienak. Erakusketa prestatzen lau urte igaro ondotik, iaz aurkeztu zuten Bordelen (Frantzia), Akitaniako Museoan.

Mistroten arabera, galiarren inguruko hainbat kondaira indartu edo bertan behera uzteko baliagarria izango da erakusketa. «Kondairak dio galiarrak beren buruari begira bizi zirela, ez zutela inguruko herrialdeekin hartu-emanik, baina aurkikuntza arkeologikoek aurkakoa erakutsi dute». Ardoa edo eztainua, esaterako, inportatu egiten zuten. «Ardoa Bartzelonatik erosten zuten, eztainua, berriz, Suitzatik», zehaztu du Mistrotek. Britainia Handia, Erroma, Italia eta Greziarekin ere harremanak bazituzten. Salerosketa hori bazela indartzen dute aztarnategietan aurkitutako anforek. «Ardozaleak ziren, baina ez zekiten ardoa egiten, eta kanpotik ekartzen zuten. Anforak ziren ardoa garraiatzeko modurik egokienak». 

Erakusketan galiarren eta akitaniarren bizimodua azaltzen da, edo hobeto esanda, bi komunitateen arteko desberdintasunak ere azaleratzen dira. «Askok pentsatzen dute biak ala biak ohitura aldetik-eta herrialde berdinak zirela; baina ez, elkarren artean bazituzten desberdintasunak». Hizkuntza da horietako bat, baina egunerokotasuneko beste zenbait alorretan ere bazuten aldea. Julio Zesar Erromatar inperioko buruzagiaren hitzak gogoratu ditu Mistrotek. «Zesarrek Galietako gerran adierazi zuen, hizkuntzaz ez ezik, fisikoki ere ez zirela berdinak, akitaniarrak eta galiarrak». Alderaketa egin bide du erakusketak, «zubi bat izan» bi herrialdeen berri emateko.

1.000 metro koadroko erakusketaren lehenengo atalean zeramika eta burdina dira nagusi. Hasieran, burdina armetarako baino erabiltzen ez zuten materiala zen. Bi metro luze dituzten xabalinak eta neurri askotako aiztoak daude. Borrokalari amorratuaren ospea hartu dute historian zehar, eta ospe hori indartu egin du Mistrotek. «Garaiko gerra guztietan hartu zuten parte galiarrek, ez zioten heriotzari beldurrik». Hasieran babes handirik gabe joaten ziren borrokara, gerora, ordea, hasi ziren kaskoak eta ezkutuak erabiltzen. Azken horiek egurrezkoak ziren, eta gainetik burdinaz babesten zituzten. Gerora suzko armetan erabiliko ziren balen aurrekaria galiarrek erabiltzen zuten, eta ikusgai daude horietako batzuk. «Harrizkoa berunezko bilakatu da, baina honelako batzuk botaz gero, etsaia berdin-berdin akabatuko zuten» gaineratu du erakusketako komisarioak.

Armek eta borrokek garrantzi handia zuten gizartean; horren erakusgarri da hil ondoren lurperatu ere arma eta guzti egiten lurperatzen zituztela. Hildakoekin batera errausten zituzten armak. Birrindutako haietako batzuk ikusgai daude. Harrespilak ziren hildakoen hilobi; horietako baten erreprodukzioa ipini dute. Arcachoneko arroan eta Landetako indusketetatik ateratakoak dira, besteak beste, objektuetako batzuk.

Apaingarrietako material bilakatu zen ondoren burdina. Mistrotek azaldu du «esku ona» zutela bitxiak egiteko garaian. «Burdin Aroko bigarren aldiko bitxiak oso landuak dira, eta aurreko aldikoak baino landuagoak ere bai». Eskumuturreko edo lepokoekin batera, fibulak eta gerrikoak lortzeko erabiltzen zituzten apaingarriak ere ikusgai daude. Erakusketako zatirik handienetakoa hartzen dute bitxiek, izan ere.

Trukerako erabiltzen zituzten txanponak desberdinak ziren. Garona ibaiaren iparraldean urreko txanponak ziren nagusi, suitzarrekin hartu-eman handiagoa izan zutelako. Hegoaldean, aldiz, zilarrezkoak erabiliagoak zituzten.

Burdinaren aroa izaki, hura ustiatzeko labeetan aurrerapen handia egin zuten. Garai horretan sortutako hamaika tresna jarri dituzte bistan. Hala nola bizarra mozteko aiztoak, depilatzeko pintzak eta giltzak. Kristala lantzeari bigarren burdin aroan ekin zioten. «Suitzatik hartu zuten kristala lantzeko eredua», zehaztu du Mistrotek.

Garia, konkistarako arrazoi

Metala eta kobre ona zuten, baina batez ere, garian ziren aberatsak galiarrak. «Gari sail handiak zituzten, eta hargatik ziren Zesarren begipuntu». Erakusketa erromanizazio garaian amaitzen da.

Mistrotek azaldu du ur sistema kenduta lortu zutela haien lurra konkistatzea. «Uste zuten jainkoen zigor bat zela; erromatarrak izan ziren, ordea, eta zigor modura besoak moztu zizkieten, eraso egiteko modurik izan ez zezaten». Konkistaren eragina nabarmenduz joan zen apurka. «Ordura arte, erlijioak debekatzen zien jainkoak zerbaiten gainean irudikatzea. Erromanizazioarekin, ordea, lehenengo agerraldiak izan ziren».

viernes, 7 de febrero de 2014

EZKABA aldizkaria, nº 212 zka., febrero de 2014ko otsaila



Editoriala

Cada día vemos cómo el espacio que entendemos como público está sufriendo la falta de interés de las instituciones que deberían potenciarlo: no hay más que ver el desasosiego de las bibliotecarias de San Pedro, o la reducción de personal en el Centro de Salud y en las aulas de nuestro barrio.
En esta ocasión queremos hacernos eco de una de las mil reflexiones que se están dando en la calle, precisamente en torno al concepto de espacio público. Porque, en efecto, acaso deberíamos hablar mejor de espacio común, no de espacio público como un espacio de nadie, donde lo que ocurre no es nuestra responsabilidad. Si el espacio público lo denominamos espacio común, el sentido cambia porque entonces percibes que: “si es común, es también mío, ¿no? Y si es común y es también mío yo tengo una responsabilidad”. Esta noción de espacio común nos aboca a pensar que el cuidado de este espacio común lo tenemos que hacer entre todas y entre todos. O sea, que no delegamos a una autoridad el cuidado del espacio común. Esta noción de espacio común también como el espacio donde yo participo con todo lo que yo soy y todo lo que yo tengo, que son mis intereses y mis visiones del mundo, pero con el fin de construir un espacio de todas y de todos.
Entiéndase esta editorial como una llamada a hacer nuestros todos esos espacios públicos, desde nuestros parques hasta la misma Ezkaba, que hoy ofrece al barrio cuatro páginas más donde poder seguir participando.


miércoles, 5 de febrero de 2014

José Zarranz Aldabe: pastor en Nevada y California (1964-69)

De Muskitz a Arrotxapea pasando por Nevada
y California (tercera y última parte)

 José Zarranz 1930. urtean jaio zen, Muskitzen. Sei urteko umetxoa izanik hasi zen jada lanean. 1970ean Arrotxapeara etorri zen bizitzera. Aurretik, ordea, bost urte eta erdi eman zituen AEBetan artzain gisa.

José Zarranz con su rebaño en Nevada.
En la Ezkaba de junio de 2013 (nº 206) publicamos la primera entrega sobre la experiencia de José Zarranz Aldabe en tierras americanas, donde trabajó durante cinco años y medio como pastor, desde el año 1964 hasta su regreso en 1969. En aquella ocasión acompañamos a nuestro vecino Zarranz desde su localidad natal, Muskitz, hasta su llegada al rancho de Nevada (Estados Unidos). Al día siguiente, provisto de un perro, un burro, provisiones y una tienda de lona para pasar las noches, tuvo que partir con un rebaño de más de 1.000 cabezas, a un destino que el duro invierno presentaba como algo más que incierto.
Fueron cinco largos años marcados por la soledad de los días y las noches. Sólo bajaba al rancho una vez al año, período que podía oscilar entre una y tres semanas, según durasen las tareas a realizar (apareamientos, nacimientos, castraciones…). Como pudimos ver en la segunda entrega de diciembre de 2013 (nº 210), eran jornadas de intenso trabajo.
Especialmente duros fueron los dos primeros años, marcados por un invierno realmente crudo. Como nos cuenta José Zarranz, “al principio lo pasé muy mal, desde California a Nevada, nevando sin parar, perdido, andando… Recuerdo que tenía que pasar un desfiladero, un paso muy difícil, tan estrecho que sólo pasaba una oveja, y con un suelo de rocas peligrosísimo. Las ovejas no querían pasar, hasta que puse primero la cabra, y a continuación fueron pasando las ovejas, una a una, cuando de repente se cayó el burro, con el rifle y las provisiones. Allí quedó, tieso y con las patas hacia arriba. Pese a lo peligroso de la bajada, tuve que bajar a por las provisiones. El rifle quedó hecho mil pedazos. Cargué al hombro las municiones, y escalé de nuevo hasta el rebaño”. Las temperaturas eran tan bajas que “nada más orinar se helaba”.
Pero Zarranz no tiene recuerdos especialmente malos de todo aquello. Al contrario, se alegra de haber tomado aquella decisión, pues fue una experiencia provechosa y enriquecedora. ¿Cómo quejarse del trabajo, por duro que fuese, cuando aquel niño de 6 años ya había sido sacado de casa "para trabajar como criado” en casa de unos familiares pudientes? A los 8 años realizaba el duro oficio de labrar y revolver la tierra con la laya, entre otras tareas, sin jornal alguno, a cambio de techo y mantenimiento. Así vivió el niño Zarranz, como lo haría también el joven, que tras residir en casa durante unos escasos meses, cumplidos ya los 18 años, marcharía a otro pueblo para seguir “sirviendo”. No fue fácil la vida para los cuatro hijos y siete hijas de los Zarranz. La madre murió mientras José se disponía a partir a Nevada, y ni tan siquiera pudo despedirse de los hermanos que se encontraban trabajando en el bosque de Irati y en la zona de Lyon (Francia).

Nevada, Muskitz, Arrotxapea.
José Zarranz en el rancho.
Volvamos a Nevada, para acompañar a José en su viaje de vuelta. Fue el 9 de noviembre de 1969. Sin saber aún que ya no regresaría al pastoreo, del aeropuerto de Madrid viajó a Bilbo en compañía de dos pastores vizcaínos que también volvían a casa, donde cogió un taxi que le llevó a Muskitz. Eran las diez de la noche cuando José llegó a la puerta de casa, sintiendo que, en el interior de la vivienda, el perro de la familia olisqueaba inquieto, nervioso, pero sin ladrar una sola vez. Habían pasado cinco años y medio sin verlo, pero el perro sabía que la persona que se encontraba fuera era el quinto de los hermanos Zarranz. Tomás abrió la puerta, y José se fundió en un abrazo con su hermano, su aita y sus dos hermanas, quienes alargaron la velada hasta la medianoche.
Tras unos meses conviviendo con la familia, leyó en la prensa que se vendía un piso en la Avenida Gipuzkoa 28, en Arrotxapea, junto a las Hermanitas de los Pobres. Eran 300.000 pesetas de la época (1.800 €), y no había mejor manera de hacer uso lo ganado en América. José adquirió la casa, un viejo Seat 600, y empezó a trabajar en la central lechera Copeleche, situada en “la playa” de San Pedro y trasladada en 1975 al polígono de los Agustinos. Ese año, 1975, José se casó con Tere Fadrique, desplazándose a Bernardino Tirapu, donde han vivido hasta el año 2006, residiendo en la actualidad en la calle Otsagabia. Con la jubilación, tras 23 años trabajando en la misma empresa, José Zarranz cerró definitivamente aquel largo paréntesis abierto con tan sólo 6 años, cuando no tuvo más opción que la de trabajar para sobrevivir en un mundo que no debería porqué ser así.
Atrás han quedado los tiempos de las layas; los duros inviernos de Nevada; aquellos pastores mejicanos sin papeles que no aspiraban más que a evadirse entre alcohol y disolvente, tras siglos y siglos de derrotas y humillaciones; el Seiscientos y la Rotxa del bar Corralillos; huelgas, paros y grises en un barrio de obreros y hortelanas… No así la sonrisa de José Zarranz y Tere Fadrique, reflejo de la satisfacción y el orgullo de ser lo que son, dos gotas más en esta playa rotxapeana de gentes trabajadoras. Ongi bizi, bikote!

Texto: Patxi Abasolo López
Fotografía: José Zarranz
Ezkaba aldizkaria, nº 212, 2014ko otsaila, págs. 4-5.




domingo, 2 de febrero de 2014

Ezkaba-ko Kultura Jarduera: GAZTA DASTAKETA

   Bihar hasiko den astean, Ambassane tabernatik Pakoren Tabernara eramango dugu "Un año de la Ezkaba" erakusketa. Otsailaren 20an, aukera izango dugu berriro Ezkaba aldizkaria zein auzoko giroaren alde egiteko. Honetan, Maddalen eta Jabier Martiarena artzain eta gazta egileek ederki azalduko digute gaztaren mundua, haiek ekarritako 4 gazta mota eta Ipar Gorrik zerbitzatuko dituen urteko zein ardo ondua. Hator, ez galdu aukera!