viernes, 29 de julio de 2011

Viaje por Castilla (2): Memoria histórica.

  Estos días he tenido la oportunidad de hablar con las gentes de una zona entre las provincias de Salamanca y Ávila: Peñaranda de Bracamonte, Salvadios, Fontiveros, Flores, Mancera de Abajo y de Arriba, Blascomillán… Hace 75 años empezaron las listas realizadas por falangistas y sus colaboradores en esos pueblos, las visitas en camión, el fusilamiento y posterior enterramiento, justamente en el cruce de las carreteras que unían esos pueblos con la nacional Ávila-Salamanca. Fueron muchos quienes terminaron trágicamente bajo la recientemente construida autovía, familias enteras en ocasiones, como aquélla de Mancera de Abajo en que se llevaron al padre y los dos hijos, librándose la criatura más pequeña, aún en brazos de la madre.
Igitaia eta mazotxoa.
Argazkia: Patxi Abasolo
  Los doce vecinos de Blascomillán tuvieron mejor suerte, primero por la actitud de aquél chófer contratado por los falangistas para ir a ese pueblo, más tarde por la reacción del cura del lugar, que evitó que los aspirantes al paredón no acudieran a la fatal cita. No fue el único sacerdote que no colaboró activamente con los nuevos cruzados, aunque, todo hay que decirlo, fueron los menos. Fue el caso del cura de Solana, al que los falangistas “hicieron la calva”, es decir, fue enterrado hasta el cuello, y jugaron a la calva con su cabeza hasta matarlo a pedradas.
  Según esos testimonios, todas las partidas de “las Gestoras” (falangistas) procedían de Peñaranda de Bracamonte. Las familias que sufrieron aquella terrible represión tuvieron que sobrevivir al lado de quienes denunciaron o asesinaron a sus seres queridos. Sobrevivir, callar, sufrir en silencio junto al denunciante de Fontiveros, a aquél zapatero de Peñaranda o la tía Charcas de Mancera de Abajo. Además de perder la guerra, aquellos que no hicieron sino defender la legalidad vigente (y muchos de ellos ni tan siquiera eso) tuvieron que sufrir el estigma de culpabilidad de una barbarie que protagonizaron otros, aquellos militares rebeldes que cometieron perjuro al romper el  juramento que en su día hicieron de defender la legalidad republicana vigente hasta entonces.




miércoles, 27 de julio de 2011

Viaje por Castilla (1): Memoria Histórica.

Memoria histórica, dictaduras con larga sombra... y democracias ensombradas
  Hace unas semanas pudimos observar que una familia iruindarra (hacer clic aquí), destacada por sus ideas ultraderechistas, sacaba la insignia navarra arropada con la berza franquista [la laureada] sin que tamaño gesto de apología antidemocrática tuviera consecuencia legal alguna, mientras otros símbolos navarros (o vascos, valga la redundancia), democráticos, siguen siendo perseguidos y reprimidos violentamente por la misma legalidad. Siempre con dobles morales, dobles raseros con los que medir, dobles lecturas de la ley.
  Si vamos a Castilla, sin embargo, veremos que son muchos los sitios donde ni tan siquiera necesitan guardar las apariencias, ni recurrir a dobles morales, para reivindicar sin tapujo alguno la terrible herencia de los Mola, Sanjurjo y Franco de hace ya 75 años, pero que no parece cosa de hace tanto tiempo.
  En la palentina Carrión de los Condes, las placas falangistas de la calle en honor al falangista y ministro franquista Jose Antonio Girón, lejos de desaparecer, siguen renovándose con una pulcritud extrema, eso sí, yugos y flechas incluidos.

Carrión de los Condes, 2011ko martxoa.
Argazkia: Patxi Abasolo
  En Ávila capital, sigue limpiándose la placa en homenaje a Franco y su trágica aportación a la historia de tantos Pueblos. Eso sí, unos metros más allá, en la misma pared, encontramos la exhortación a no pegar carteles, como si eso ensuciara más que la placa en cuestión. En la fotografía pueden apreciarse restos de pintura de la última acción de algún avulense resuelto a no olvidar tanto horror y sufrimiento.


FRANCO
EN ESTA CIUDAD CUNA DE SANTA TERESA
DE JESÚS Y CAPITAL DE LA PROVINCIA QUE

VIO NACER A LA GRAN REINA ISABEL LA
CATÓLICA NO SE TOLERARÁN OFENSAS
A LA MORAL DE CRISTO BAJO NINGÚN PRE-
TEXTO.
AVILA ES LEAL, NO TRAICIONARÁ A LOS
CAIDOS DURANTE LA CRUZADA GLORIO-
SA POR DIOS Y POR ESPAÑA.
AVILA, MAYO-1941.
¡ARRIBA ESPAÑA!        ¡VIVA CRISTO REY!



  Aquí tenéis una panorámica de las murallas de Avila, una auténtica maravilla de ciudad para quien le guste el arte y la historia. En ella, a la derecha, se aprecia el Paseo del Rastro, paseo obligado para disfrutar de los atardeceres de esta ciudad castellana. Si entramos por esa puerta daremos de lleno con la Plaza del Rastro, donde se encuentra la placa en cuestión.

Murallas de Avila: Puerta y Paseo del Rastro.
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez, 2011-uztaila.

  

lunes, 25 de julio de 2011

25 de julio de 1512: Pamplona hubo de capitular.

25 de julio de 1512.

   En julio de 1512, Fernando de Aragón envió al duque de Alba hacia Pamplona, acompañado de un ejército dotado de abundante artillería y 12.000 soldados. Los invasores llegaron pronto a los alrededores de la capital. Se detuvieron primero en Arazuri, en un palacio de un familiar del conde de Lerín y, más tarde, el 24 de julio en la Taconera, a las puertas de la ciudad. Pamplona intentó ganar tiempo e incluso pretendió pactar condiciones para preservar las libertades de las que habían gozado hasta ese momento. La respuesta que recibieron del jefe de las tropas españolas, el Duque de Alba, es una de las expresiones más clarificadoras de la verdadera naturaleza de la conquista de Navarra:
  “No son los vencidos quienes imponen leyes a los vencedores, sino que las reciben de éstos. Marchad pues y comunicad a vuestros convecinos que, o se entreguen sin condición alguna, poniendo en mis manos todos los bienes eclesiásticos y públicos –en cuyo caso disfrutarán de absoluta libertad y de sus haciendas-, o si no les placen estas condiciones, sepan que han de pasar por todo lo que acontece en el asedio de las ciudades: matanzas, sin respetar edad ni sexo; incendio de las haciendas, tanto eclesiásticas como privadas, y saqueo de toda clase bienes.”
  Pamplona hubo de capitular y, el 25 de julio, fiesta católica de Santiago, las tropas españolas entraron en la ciudad con alarde de su potencia militar y altanería colonialista. Y con la espada, la cruz, en una invasión que, desde un primer momento, adquirió naturaleza de Cruzada.
  Valles, pueblos, villas y ciudades fueron cayendo, si bien Lizarra y sobre todo Tutera resistieron todavía algún tiempo. Las tropas españolas cruzaron los Pirineos, saquearon Garazi, y desataron una campaña de incendios, saqueos y matanzas. Algunas localidades fueron arrasadas. Los españoles sembraron el terror en Navarra y uno de sus jefes, el coronel Villalba, el sanguinario matarife de la ciudad de Niebla, llegó a afirmar que este comportamiento criminal era preciso para “imponer a los pueblos un saludable temor”.
   Así, gracias al terror, Fernando se hizo con Navarra en muy poco tiempo. Las tropas aragonesas obligaron a los tudelanos a rendirse, no sin antes pedir permiso a los propios reyes navarros, que se lo concedieron, como había ocurrido en Gasteiz en 1200, para evitar alargar el sufrimiento a sus súbditos.
   La rapidez de la primera conquista de julio-agosto de 1512 ha sido utilizada para defender la idea de que no hubo resistencia navarra. Nos hallamos ante otra mentira propagandística desmentida rotundamente por los hechos. Tanto es así que los españoles necesitaron muchos años para domar esa resistencia a pesar de las medidas represivas y amenazas con las que quisieron amordazar a la población.
   Cuando decimos que necesitamos recuperar la memoria histórica, estamos afirmando que este Pueblo oprimido ha de superar el proceso de invisibilización al que se ha visto sometido históricamente. En primer lugar, clarificando lo que realmente sucedió, una conquista militar, reconociendo que perdió su soberanía de una forma violenta. En segundo lugar, recuperando la memoria de las vencidas, es decir, sacar del anonimato todos aquellos nombres y apellidos de quienes, por no rendirse ante el invasor, tuvieron que sufrir todo tipo de experiencias traumáticas: Pedro de Rada de Murillo, torturado hasta la muerte en el otoño de 1512, el capitán Joanicot, responsable del Castillo de Garazi, asesinado en 1521, el Mariscal Pedro, muerto en la cárcel de Simancas en 1522, Belaz de Medrano y su hijo Luis, envenenados en la cárcel de Pamplona, Martin Bertiz… y todas las mujeres que sufrieron procesos de brujería, tan sólo por seguir viviendo según lo habían hecho desde tiempos inmemoriables, como Juana Botin, Joana Bereterra, Graciana Iribarren, Joana Garro
   No obstante, oficialmente, desde el momento en que el ejército invasor entró en Navarra, todas esas gentes irredentas dejarían de existir, para convertirse en “franceses”, “brujas”, “traidores”, “ladronas”, “herejes” y “salteadores de caminos”, según la historiografía española y francesa. No lo eran para sus coetáneos, como dejó escrito el propio embajador de Venecia en su carta dirigida al emperador Carlos I. Según sus palabras, pese a la existencia de dos bandos, “universalmente, todos los de este reino tienen odio a los españoles y desean su rey natural”.
   Así describió un coetáneo el estado de los navarros tras caer el Castillo de Amaiur en 1522: “como ovejas sin pastor […] padecieron sus casas y haciendas y parientes, grandes infortunios por la dura gobernación y mala conciencia de Castilla y por falsas acusaciones, unos vivieron en destierro, otros fueron degollados a gran sin razón, otros muy maltratados y atormentados, en especial en tiempo de la gobernación del regidor conde de Miranda, el cual fue destruidor de sus parientes [los agramonteses], todo esto por sostener su lealtad, puesto que los castellanos a todos los que hicieron su parte, llamaban leales y a los que hasta la muerte siguió y siguieron, traidores”.
   De aquella mitad del siglo XVI nos llegan las primeras noticias de torturas a naturales del país para la obtención de información política. Los agramonteses seguían conspirando con la dinastía Navarra, y el propio virrey informó de la detención de varios navarros que “tras habérseles dado tormento confesaron actos en deservicio de su Majestad”. Y, posteriormente, la construcción de la Ciudadela, esa primera gran comisaría navarra que, además de vigilar los Pirineos, tuvo la función de “sujetar la voluntad de los naturales”, como dejaron escrito sus promotores. Los Virreyes impuestos por la Conquista pasarían, tres y cuatro siglos más tarde, a ser los Jefes Políticos y Gobernadores Civiles, hoy Delegados de Gobierno de unos territorios siempre bajo sospecha. Y durante cinco largos siglos, una constante sangría generacional con la marcha forzada de miles de jóvenes navarros para evitar alistarse en levas y servicios militares obligatorios.
   El proceso de aculturación que hoy sufrimos es fruto directo de esa situación de sometimiento, proceso que nos empuja y obliga a abrazar una cultura impuesta. Al borrarse nuestra memoria histórica, muchos ciudadanos vascos han dejado de sentir como suya la historia de Navarra. Con el objetivo de frenar ese proceso de aculturación, agentes sociales del mundo de la cultura, la enseñanza y la investigación, así como colectivos que reivindicamos la memoria histórica nos hemos dado cita en la iniciativa 1512-2012 Nafarroa Bizirik. Para recordar que en julio de 2012 se cumplirán 500 años. Cinco siglos desde que fuimos invadidos por las tropas españolas. 500 años sin libertad, sin Estado, ocupadas violentamente, sin posibilidad de decidir nuestro futuro. En definitiva, cinco siglos conquistados. En estos cinco siglos han querido someternos, han intentado borrar nuestra identidad y ocultar qué fuimos y qué somos. Utilizaron la violencia, y siguen haciéndolo para que no seamos dueños de nuestro destino.
   No podemos celebrar una conquista. Las conquistas son para denunciarlas, divulgando lo que realmente sucedió, y gritando bien alto que perder nuestra estatalidad supuso una auténtica tragedia. Porque hoy, ya en el siglo XXI, seguimos echando en falta la soberanía que nos fue arrebatada hace ya 500 años.


* Artículo publicado, hoy 25 de julio, en los diarios Gara y Diario de Noticias.

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

Endemoniados.


  Vendrán a enseñar el miedo.
  Vendrán a castrar el sol.
  Los profetas mayas habían anunciado, en Yucatán, este tiempo de la humillación.
  Y fue en Yucatán, en 1562, que fray Diego de Landa arrojó al fuego, en larga ceremonia, los libros de los indios.
  Y escribió el exorcista:
  Hallámosles gran número de libros de estas sus letras, y porque no tenían otra cosa en que no hubiese superstición y falsedades del Demonio, se los quemamos todos.
  El olor a azufre se sentía de lejos. Los mayas merecían el fuego por preguntones, por curiosos, por perseguir el paso de los días en el tiempo y el paso de los astros en los trece cielos.
  Entre muchas otras demonías, habían creado el calendario más preciso de cuantos existen o han existido, y habían sabido predecir mejor que nadie los eclipses del sol y de la luna, y habían descubierto la cifra cero antes de que los árabes tuvieran la gentileza de llevar esa novedad a Europa.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008

domingo, 24 de julio de 2011

1512ko uztailaren 25a: Iruñeak amore eman behar izan zuen.

1512ko uztailaren 25a.

   1512ko uztailean Aragoiko Fernandok Albako dukea bidali zuen Iruñearuntz, artilleriaz josita zegoen 12.000 laguneko armada baten laguntzaz. Inbaditzaileak amen batean iritsi ziren Iruñea aldera, baina lehenago Arazurin geldialdia egin zuten, Leringo kontearen sendiaren jauregian. Uztailaren 24an Taconera parkean zeuden, garai hartako hiriburuko sarreraren ondoan. Iruindarrak ez ziren 6.000-8.000 baino gehiago izango, hau da, soldadu inbaditzaileak baino gutxiago. Tradizio militar sendoa zuen jendarte gaztelarraren ondoan, Nafarroa ez zen sekula potentzia armatu bat izan. Gatazka hura potentzia militar espantsionista baten eta bere burua defendatzea xede bakartzat zuen erresuma txiki baten artekoa izan zen. Hala ere, egon ziren erresistentzia saiakerak, erronkariarrek Oskian eginikoa kasu.
   Iruindarrak denbora irabazten saiatu ziren eta, hasiera batean, hiria konkistatzaileei entregatzeko baldintzak jarri zituzten, ordura arte zuten egoera bermatze aldera. Espainiar gudarostearen buruzagiak, Albako dukeak, eman zien erantzunak argi eta garbi laburbiltzen du Nafarroako konkistaren beraren izaera:
   “Ez dira garaituak garaileei legeak inposatzen dizkietenak, haiengandik jasotzen dituztenak baizik. Joan, bada, eta zuen bizilagunei jakinaraz iezaiezue inolako baldintzarik gabe amore eman ezean –nire eskuetan jarriz ondasun publiko eta eliztar guztiak-, hiri baten setioan gertatzen diren gauza guztiak pairatu beharko dituztela: sexu eta adinari erreparatuko ez dioten sarraskiak; azienden erretzea, pribatu nahiz eliztarrak, eta ondasun guztien arpilatzea”.
   Iruñeak amore eman behar izan zuen eta uztailaren 25ean, Donajakue festa katolikoaren egunean, espainiar armada sartu zen bere militarkeria eta handinahikeria kolonialista guztiarekin. Eta ezpatarekin batera, gurutzea, konkistatzaileek gurutzada bihurtu baitzuen inbasioa.
   Baldintza horietan, bailara, herri, hiribildu eta hiriak bata bestearen atzetik erori ziren, nahiz eta Lizarran eta, batez ere Tuteran, tarte batez errisistentziari eutsi. Espainiar armadak Pirinioak zeharkatu zituen eta Garazin sarraski handia egin zuen, zernahi eginik ere elizak barkatuko ziola jakinik. Ondorioz, sute, arpilatze eta sarraskiak izugarriak izan ziren. Herri batzuk goitik behera birrindu zituzten. Espainiarrek hondamendia zabaldu zuten Nafarroan. Bere buruzagietako batek, Villalva koronelak, Nieblako hiltzaile odolzaleak, modu horretako jardunbidea beharrezkoa zela argudiatu zuen, “herritarrengan beldur osasungarri bat sorrarazten”.
   Beldur horri esker Fernandok Nafarroa oso tarte laburrean okupatu zuen. Aragoiko armadek tuterarrak jazarri zituzten etsi egin zuten arte. Erriberakoek, honenbestean, okupazioa onartu zuten. Etsi baino lehen, horretarako baimena eskatu zieten nafar erregeei. Baiezkoa jaso zuten, jakina, 1200ean Gasteizen gertatu bezala, ez baitzen zilegi herritarrei sufrikarioa gisa horretara luzatzea.
   1512ko uztail-abuztuko konkistaren lehen garai hura horren azkar burutu izanak balio izan dio hainbati Nafarroan erresistentziarik egon ez zela defendatzeko. Benetako gertaerek gezur hori agerian uzten dute behin eta berriro. Espainiarrek urteak behar izan zituzten etengabe birsortzen zen erresistentzia laxatzeko, nahiz eta herritarrak neurri errepresiboekin eta mehatxuekin soka motzean saiatu zuten.
   Oroimen historikoa berreskuratu behar dugula diogunean, herri zapaldu honek historikoki pairatu behar izan duen inbisibilizazio prozesua gainditu beharra dagoela esan nahi dugu. Lehenik eta behin, benetan gertatutakoa argitu, konkista bat izan zela argi utzi, bortizki herri honek subiranotasuna galdu zuela baieztatu. Eta horrekin batera, garaituen memoria berreskuratzea, hau da, anonimatutik atera izen abizen horiek guztiak, inbaditzailearen aurrean ez makurtzeagatik pairatutako esperientzia traumatikoak: Murilloko Pedro de Rada, 1512ko udazkenean hil arte torturatua, Garaziko Gazteluko buru Joanicot kapitaina, 1521ean eraildakoa, Pedro Marixala, 1522an Simancaseko Gartzelan hildakoa, Belaz Madrano eta Luis bere semea, Iruñeko espetxean pozoinduak, Martin Bertiz… zein sorginkeria-prozesuak jasan behar izan zituzten emakume guztiak, haien ohiko bizimoduari eusteagatik: Juana Botin, Joana Bereterra, Graciana Iribarren, Joana Garro
   Armada inbaditzailea Nafarroan sartu zenetik, ordea, ofizialki, desagertu egin ziren nafar menderakaitz horiek guztiak. Aurreratzean, “frantsesak”, “sorginak”, “traidoreak”, “lapurrak”, “herexeak” eta “bide-lapurrak” izango ditugu espainiar zein frantziar historiografietan. Ez, ordea, garaiko nafarrentzat, 1521ean, Amaiurko Gaztelua erori baino hilabete batzuk lehenago, Venetziako enbaxadore Gaspar de Constantinik Karlos I. enperadoreari idatzi zion bezala. Nafarroan, bi alde izanda ere (agramondarrak eta beaumondarrak), “universalmente, todos los de este reino tienen odio a los españoles y desean su rey natural”.
   Amaiur Gaztelua erori ondoren, horrela dio garai hartan nafarrei buruz egindako deskripzio batek: “como ovejas sin pastor […] padecieron sus casas y haciendas y parientes, grandes infortunios por la dura gobernación y mala conciencia de Castilla y por falsas acusaciones, unos vivieron en destierro, otros fueron degollados a gran sin razón, otros muy maltratados y atormentados, en especial en tiempo de la gobernación del regidor conde de Miranda, el cual fue destruidor de sus parientes [los agramonteses], todo esto por sostener su lealtad, puesto que los castellanos a todos los que hicieron su parte, llamaban leales y a los que hasta la muerte siguió y siguieron, traidores”.
   Garai hartatik datozkigu bertakoek pairatutako torturen inguruko lehenengo berriak, beti ere informazio politikoa lortzeko. Agramondarrek konspiratzen zuten bitartean, erregeordeak eman zuen nafar batzuen atxiloketaren berri: “tras habérseles dado tormento confesaron actos en deservicio de su Majestad”. Eta XVI. mende hartan ere, Gotorlekua eraiki zen, errege espainol batek eraikitzeko agindutako lehenengo polizia-etxe handia. Pirineoak zaintzeaz gain, “para sujetar la voluntad de los naturales”, idatzita utzi zuten bezala. Konkistak ezarritako erregeordeak, hiru eta lau mende beranduago Buru Politikoak eta Gobernadore Zibilak izango ziren, egun Gobernu ordezkariak, betidanik susmagarri izan diren nafar lurraldeak menperatzeko. Eta bost mende luzetan, etengabeko belaunaldi-odoleztea, milaka gaztek alde egin behar izan baitute derrigorrezko zerbitzu militarretara ez joateko.
   Jazarpen-egoera horren ondorio zuzena da egun pairatzen dugun akulturazio prozesua, zeinek inposatutako kultura besarkatzera bultzatu eta behartzen gaituen. Gure oroitzapen historikoa deuseztatzean, euskal herritar askok ez dute Nafarroaren historia aintzat hartzen. Horregatik, hain zuzen ere, akulturazio hori gelditzeko, 1512-2012 Nafarroa Bizirik ekimenean bat egin dugu eragile asko, irakaskuntza- eta ikerkuntza-arlokook zein oroitzapen historikoa aldarrikatzen dugun herri mugimenduok. 2012ko uztailean bostehun urte beteko dira gogorarazteko. 2012. urtean espainiarren aldetik jaso genuen konkistak bost mende beteko ditu. 500 urte askatasunik gabe, estaturik gabe, indarrez okupatuta, gure buruarekin zer egin nahi dugun erabakitzeko aukerarik gabe. Bost mende, finean, konkistaturik. Bost mende hauetan zehar menperatu nahi izan gaituzte, gure nortasuna deuseztatzen saiatu dira, zer ginen eta zer garen ezkutatu nahian. Indarra erabili zuten eta erabiltzen dute gure buruaren jabe izan ez gaitezen.
   Ezin dugu konkistarik ospatu. Konkistak salatu beharko dira, konkistan gertatutakoa zabaldu eta argi eta garbi aldarrikatu tragedia bat izan zela estaturik gabe gelditu izana, nabarmenki faltan botatzen baitugu oraingoan, XXI. mendean, kendu ziguten soberania.



* Artikulua Berria eta Le Journal du Pays Basque egunkarietan argitaratu da.


 

jueves, 21 de julio de 2011

La Rotxa en la década de 1880.

  Pasados los Sanfermines, aquí tenemos un poco más de Historia de nuestro barrio. Este artículo lo he escrito para la sección de Historia de la revista Ezkaba de este mes de julio, y con él las lectoras habrán de esperar a que, tras dos meses de merecido descanso, retomemos un nuevo curso con más brío e ilusión que nunca. Eso sí, parece ser que este Rincón de Historia de la Rotxa está dispuesto a seguir comunicando con todas vosotras sin tregua alguna, así que, ya sabéis, no os olvidéis de hacer un clic cuando estéis contectadas, ya sea en la Rotxa, en el monte, en la playa, en el desierto o en el polo norte, que hoy, para bien o para mal, la ondas no conocen fronteras. 

La Rotxa en la década de 1880.
 
   1880. hamarkadarako bidaia egingo dugu hurrengo orrialdeetan. Arrotxapeako Atea, Gas-fabrika, Arriasko Plaza, Jesus Haurra Harrera-etxea, Argizariaren Larrea, Baratzetako ilarrak eta potxak, auzoko festak eta Sanferminak… Egun, tamalez, hainbat kaletako izenak besterik ez ditugu historia horren lekuko.

En esta ocasión vamos a dar un paseo por la Rotxa de finales del siglo XIX, más concretamente, de la década de los años 1880. Como podemos ver en la fotografía realizada por Julio Altadill en 1895, sin el río Arga y el puente de la Rochapea o de Curtidores, difícilmente podríamos reconocer en la misma nuestro barrio.

Fotografía: Julio Altadill, 1895

Portal de la Rochapea y Lavadero.

En 1887, cuando las autoridades militares españolas concedieron el permiso al Ayuntamiento para encerrar los toros en el corralillo del baluarte del Portal de la Rochapea, éste seguía siendo uno de los pasos obligados para toda aquella persona que quisiera entrar o salir de la vieja ciudad amurallada. Subiendo desde la Rotxa, en la parte izquierda, se veían aún las troneras, a la derecha la garita y, enfrente, las cadenas con las que el puente se elevaba todas las noches. Como ya vimos en el número 178 de la Ezkaba, a las seis de la mañana se encontraban ya las lavanderas aporreando la Puerta con sus palas para que los centinelas les permitieran dar inicio a una dura jornada de trabajo en las aguas del Arga. En la fotografía antes mencionada podemos apreciar perfectamente el lavadero público con sus tenderetes para secar la ropa, siempre y cuando no lloviese, por supuesto. Después de estar todo el día “en la piedra del río”, las lavanderas de intramuros tenían que regresar desde los distintos lavaderos del Arga con el bulto de ropa en la cabeza, subir toda la cuesta hasta lo Viejo, para llegar a casa muertas de frío y cansancio. Finalmente, tras años de protestas, aquellas mujeres consiguieron que se plantasen dos filas de árboles (los actuales plataneros), con los que poder protegerse de las altas temperaturas del verano.

Plaza Arriasko y Fábrica del Gas.

En la parte central de la fotografía podemos ver la Plaza Arriasko, auténtico lugar de encuentro para las gentes rochapeanas de entonces. En 1886 se inauguró en la Casa de los Pastores de esa Plaza el Asilo del Niño Jesús, más tarde trasladado a la Plaza de las Recoletas, donde se recogían las hijas e hijos de las lavanderas que bajaban a trabajar al lavadero. En la misma plaza se encontraba el Matadero Municipal. Al fondo de la fotografía, más allá de los actuales Corralillos y el espacio convertido en aparcamiento de vehículos, podemos apreciar la chimenea de la fábrica del Gas, uno de los primeros elementos de una industrialización que llegaría a Iruñea con mucho retraso.

El primer alumbrado público de la ciudad fue el aceite en 1790, que alumbró las calles iruindarras hasta que fue sustituido por el gas en 1861. Su instalación fue dirigida por un ingeniero francés y su explotación estuvo a cargo de una compañía holandesa, con un capital total de 28.728 reales de vellón distribuido en 14.000 acciones. En las calles se instalaron 382 mecheros, que eran atendidos por el cuerpo de 14 faroleros y un cabo. Las 33 de la Taconera, por ejemplo, sólo se encendían de junio a septiembre. Durante las noches de luna llena, los serenos tenían orden de apagar 140 luces, para reducir el gasto que el alumbrado suponía, una media de cinco maravedís por hora y mechero.*

Las nuevas formas de alumbrado supusieron un duro golpe para una profesión antiquísima, la de la cerería. Siguiendo el curso del río por Errotazar, en los correspondientes prados próximos al Arga se blanqueaba la cera y se lavaba la lana. En las proximidades de la Plaza Arriasko también se fundía hierro.


Fotografía: Julio Altadill, 1895.


Huertas y jornaleras.

Las huertas han sido las protagonistas del paisaje de la Rotxa desde sus primeros poblamientos hasta que estos últimos veinte años los Planes de urbanización diseñados por el Ayuntamiento han hecho de nuestro barrio un paisaje de cemento y hormigón. En aquellos años finales del siglo XIX, gozaban de especial fama los guisantes y potxas de la Rochapea, los garbanzos de Burlata, la leche de oveja para la cuajada de Tajonar, el carnero de Berrioplano y el cordero del sacristán de Orkoien. Los de la Cuenca llevaban también a la Plaza de lo Viejo cuajos de cordero y brazuelos de txungur para la berza.  La puerta de la Plaza y los atrios de San Cernin solía ser el lugar de encuentro de los segadores que acudían de muy lejos para ser contratados como braceros. En épocas de recolección las jornadas de sol a sol eran muy corrientes, con unas condiciones de vida y trabajo muy duras, cuya retribución solía calcularse a destajo, lo que implicaba un estricto cumplimiento de esa jornada prolongada. Tenemos constancia ya en 1858 de la siguiente jota cantada por el tenor navarro Julián Gayarre:

“Retunantísimo sol
   si tu fueras jornalero
     no saldrías tan temprano
       y te irías más ligero”.

El sol no solía tener muchas manifestaciones de simpatía, como se puede apreciar en esta otra estrofa:

“Los humildes jornaleros
    temen al sol del verano
     que alarga la vida al pobre
      y alcorza la vida al amo”.

Las despedidas al astro no indicaban más que el fin de una jornada que poco aportaba a la persona que trabajaba por un jornal, muchas veces ni para garantizar su substistencia:

“Ya se va el sol por los altos
      ya se oscurece el sendero
    ya se entristecen los amos
       y se alegra el jornalero”.[1]


Las Fiestas.

Al igual que fuera de la Rotxa, las fiestas suponían la oportunidad de olvidar el duro trabajo y las dificultades diarias. Con sus mayordomos, rellenos y piperropiles, con el consabido vino rancio. No faltaba la misa con refuerzo al coro, y la gaita alegrando la noche en aquellos kioskos improvisados o en algún carro de la labranza. Y, ¡cómo no!, cada fiesta tenía su “pobre de mí”, aunque entonces la letra de la copla fuese bien diferente:

“Ya se han rematao las fiestas
    ya se ha marchao el gaitero
     las mozas se han quedao tristes
    y los mozos sin dinero”.

Y, ¿qué podemos decir de los Sanfermines de aquellos años 80 del XIX? Fiesta, color y mucho bullicio. Con sus vísperas, gigantes, procesión, horcas de ajo y casetas de feria en el túnel del Paseo de Valencia (actual Paseo Sarasate), un túnel luminoso con 7.609 bombillas de gas y otras tantas tulipas, que tenían que ser encendidas de una a una. Las casetas se alquilaban a 40 pesetas para toda la feria, donde se daban cita quincalleros y marchantes con sus baratijas y matasuegras junto a las peponas y caballicos de cartón, a los que se unía el que hacía caramelos a la vista del público.* En 1888, la Compañía velocipedista instaló un circo con una pista de 23 metros de diámetro, propiedad de Eduardo Ancicllotti, donde trabajaban 27 artistas.

Entre los charlatanes de feria no faltaba el sacamuelas. Ni tampoco el gaixoa que aceptaba sacarse públicamente la muela sin anestesia alguna, con el único objetivo de demostrar que todo ese sufrimiento habría sido innecesario de haber usado el dentífrico estupendo cuyo frasco vendía dos por una peseta. Para entonces ya se conocía el origen de la caries dental, aunque productos como aquél “Odol” no sirviesen en absoluto para evitar la caries ni el dolor de muelas. También tenían su público el de la cardelina, la adivinadora del porvenir y el que vendía polvos amarillos para matar pulgas. Este último, acompañado siempre de un mono atado a la mesa, lanzaba constantemente su fórmula en el más auténtico “italianini” que, evidentemente, nada tenía que ver con el idioma al que hacía referencia:

“Cógile púlguili
      ábrili bóquili
     métili pólvili
        quédali mórtili.”

Una vez en casa, los afectados comprobaban que las pulgas seguían haciendo de las suyas como lo habían hecho antes de pagarle al charlatán.

En la Ciudadela se encontraban las atracciones con sus toboganes, tíos-vivos, pin-pan-pun y “Justinín” el de la garganta mágica que se tragaba el paraguas, la venta de churros y el olor característico a fritanga.* Entre las pocas barracas que asistían, varios años seguidos se instaló la Casa de Fieras de Mr. Cavanna, en cuya fachada destacaba un gran cartel pintado con una serie de animales salvajes que luchaban contra una tribu de la Africa negra y un conjunto de cazadores blancos con rifles y sombrero. Al otro lado de la ciudad, entre las casetas de ajos de Recoletas, se encontraban los alfareros de Atarrabia (Villava), quienes, además de venderlos, enseñaban a beber en botijo. En la Taconera se jugaban partidos de pelota a largo. Sin olvidar el espectáculo de los fuegos artificiales, hoy día uno de los más demandados por gentes de todas las edades. Entonces, durante la década de los 80, sólo se ofrecía en la noche del día 7, ampliándose a partir de 1892 por una noche o dos, además del zezensuzko o toro de fuego.* Si bien es cierto que poco tienen que ver aquellos Sanfermines con los multitudinarios actuales, en el fondo (aunque sea muy, pero que muy en el fondo), la esencia misma (de haberla) en 1888, como hoy, sigue siendo el ambiente de la calle, lo que queda de popular de unas fiestas que cada vez son menos populares y que, si nuestras autoridades se salen con la suya, terminarán por convertirse en otro mero producto más para el consumo de masas, y ni tan siquiera para las gentes de aquí.

Los encierros se celebraban a las seis de la mañana. Previamente, el piquete militar de guardia abría las puertas de la ciudad con el tiempo necesario, a cambio de lo cuál se le obsequiaba con un guiso de toro para merendar.* En cuanto a las corridas de toros, mejor no entrar en mucho detalle, pues los caballos de los rejoneadores eran lanzados contra el toro sin protección alguna, por lo que la carnicería que se montaba era de aupa, sin contar a la que se veía sometido el propio toro, por supuesto.

El Portal de la Rotxa, la Fábrica de Gas, la Plaza Arriasko, el Prado de la Cera, las Huertas… Hoy, desgraciadamente, algunos nombres de calles son los únicos recuerdos de la historia del barrio extramuros más antiguo de Pamplona.


[Ezkaba, 186. zka., 2011ko uztaila]




[1] Esparza, Jotas heréticas de Navarra, p. 57.
*  Ayestarán, El Iruña del 88, 1988, p. 78-225.

lunes, 18 de julio de 2011

Francisco Francoren altxamendua, 75 urte.

  Altxamendu militarra 1936ko uztailaren 17an hasi bazen ere, Diktadurak berak uztailaren 18a izendatu zuen altxamenduaren egun ofiziala. Diktadura frankistaren 40 urte luze, ilun eta latz horiek zer suposatu zuten jakin ahal izateko, bere hastapenetik aztertu behar ditugu. Izan ere, une horretan agertzen zaigu mozorrorik eta interferentziarik gabe, eta horrela jakingo dugu frankismoaren ondorioak aurrerapauso ala atzerapausoak izan ziren 1936 bitartean emandako aldaketen aurrean.  Hona hemen matxinoen buru militarrek esandakoa:

"Hay que sembrar el terror...
hay que dejar sensación de dominio
eliminando sin escrúpulos ni vacilación
a todos los que no piensen como nosotros"
General Mola, 19-Julio-1936

- "Salvaré a España del marxismo al precio que sea.
- ¿Y si eso significa fusilar a media España?
- Cueste lo que cueste"
Francisco Franco diktadorea.

- "¡Viva la muerte!"
General José Millán-Astray

- "¡Id preparando las sepulturas!"
General Gonzalo Queipo de Llano




Sanjurjo en los infiernos

Amarrado, humeante, acordelado
a su traidor avión, a sus traiciones,
se quema el traidor traicionado.

Como fósforo queman sus riñones
y su siniestra boca de soldado
traidor se derrite en maldiciones.

Por las eternas llamas piloteado,
conducido y quemado por aviones,
de traición en traición quemado.


Mola en los infiernos
Es arrastrado el turbio Mola
de precipicio en precipicio eterno
y como va el naufragio de ola en ola,
desbaratado por azufre y cuerno,
cocido en cal y hiel y disimulo,
de antemano esperado en el infierno,
va el infernal mulato, el Mola mulo
definitivamente turbio y tierno,
con llamas en la cola y en el culo.

El general Franco en los infiernos
Maldito, que sólo lo humano
te persiga, que dentro del absoluto fuego de las cosas,
no te consumas, que no te pierdas
en la escala del tiempo, y que no te taladre el vidrio
ardiendo ni a feroz espuma...

Son nuestros, fueron nuestra
carne, nuestra salud, nuestra
paz de herrerías, nuestro océano
de aire y pulmones. A través de ellos
las secas tierras florecían. Ahora, más allá de la
tierra,
hechos substancia
destruída, materia asesinada, harina muerta,
te esperan en tu infierno.

Como el agudo espanto o el dolor se consumen,
ni espanto ni dolor te aguardan. Solo y maldito seas,
solo y despierto seas entre todos los muertos,
y que la sangre caiga en ti como la lluvia,
y que un agonizante río de ojos cortados
te resbale y recorra mirándote sin término.


Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

Fundación de la guerra bacteriológica.


  Mortífero fue, para América, el abrazo de Europa. Murieron nueve de cada diez nativos.
  Los guerreros más chiquitos fueron los más feroces. Los virus y las bacterias venían, como los conquistadores, desde otras tierras, otras aguas, otros aires; y los indios no tenían defensas contra ese ejército que avanzaba, invisible, tras las tropas.
  Los numeroso pobladores de las islas del Caribe desaparecieron de este mundo, sin dejar ni la memoria de sus nombres, y las pestes mataron a muchos más que los muchos muertos por esclavitud o suicidio.
  La viruela mató al rey azteca Cuitláhuac y al rey inca Huayna Cápac, y en la ciudad de Méxiko fueron tantas sus víctimas que, para cubrirlas, hubo que voltearles las casas encima.
  El primer gobernador de Massachusetts, John Winthrop, decía que la viruela había sido enviada por Dios para limpiar el terreno a sus elegidos. Los indios se habían equivocado de domicilio. Los colonos del norte ayudaron al Altísimo regalando a los indios, en más de una ocasión, mantas infectadas de viruela:
  - Para extirpar esa raza execrable - explico, en 1763, el comandante sir Jeffrey Amherst.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008

viernes, 15 de julio de 2011

El Arga, buen anfitrión sanferminero.

Gaixoa ni, gaixoa ni,
hurrengo batera arte ez da festarik!

Amanecer sanferminero a orillas del Arga-2
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez, 2011
   Se terminaron las fiestas, empieza de nuevo la cuenta atrás. Y, al igual que Iruñea, La Rotxa se dispone a hacer frente a la monotonía de sus días veraniegos. Atrás queda ya el bullicio, la fiesta y el entusiasmo desmedido. De nuevo a enfrentarse al saludo frío entre más de una vecin* que, llevad* por la euforia sanferminera, se animó a romper el protocolo social establecido, sonrojad* ahora por aquel abrazo o comentario amigo. Y de nuevo la monotonía de unas calles, privadas ahora, no sólo de una parte del vecindario que ha salido de vacaciones, sino del colorido dado por las gentes que vinieron de fuera, especialmente en la rivera del río Arga. Un Arga que ha sido, durante estos nueve largos días, un buen anfitrión para todas ellas.
       Pues sí, también han despertado junto al Arga personajes ilustres del mundo televisivo como Bob Esponja. Como podemos apreciar, el fresco mañanero ha sido incapaz de borrar esa sonrisa que engancha tanto a jóvenes y no tan jóvenes. Y con los ojos abiertos, por si acaso. Yo mismo pude comprobar a un grupo de cuatro personas intentando dar el palo a quienes dormían la mona... o el mono. A quienes haya tocado no creo que se lleven un buen recuerdo de los Sanfermines, pero, en fin! así son las cosas!

Amanecer sanferminero a orillas del Arga-5
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez, 2011

    Aunque especialmente agradecid*s han de estar las decenas de personas que se acogieron bajo la pareja de enormes plataneros o falsos castaños que lograron sobrevivir junto a Corralillos las absurdas talas que el Ayuntamiento impuso a los árboles centenarios de la Rotxa. Familias enteras se han cobijado durante las fiestas para descansar a su regazo tras largas jornadas de trabajo en la venta ambulante.

  Desde aquí, pues, agradecer al Arga su papel de buen anfitrión, pues la hospitalidad es uno de los rasgos que siempre nos han caracterizado a las gentes de aquí. Y para que se note que estamos en un Rincón de Historia, he aquí un consejo que nos dejaron escrito nuestr*s antecesor*s allá por 1903, año en que se finalizó el Monumento de los Fueros, como momento cumbre de todo un movimiento por la defensa foral que estalló en las cuatro provincias vascas al sur de los Pirineos durante 1893 y 1894. Así dice aquel consejo, escrito en euskera y en caracteres de inspiración ibérica:

“Nosotr*s l*s vasc*s […] al extraño damos la bienvenida y hospitalidad,
pero jamás soportaremos su yugo. Sabedlo vosotr*s, nuestr*s hij*s




miércoles, 13 de julio de 2011

Arrotxapeako Sanferminetako azoka-eremua

Sanferminak badoaz, azken txanpan sartu gara. Gaur auzoan dugun azoka-gunea izango dugu irizpide, beti ere argazki-makina bidelagun: lau ankako Zapateroren hitzak eta Arga ibai-ertzetan diren feriako barraken hainbat irudi.

Pony baten deiadarra
Argazki: Patxi Abasolo, 2011-07-10


Pony baten hausnarketarako hitzak:


"Hau patua! Derrigorrezko lana egiteaz gain, Zapatero izendatzea. Ongi da zezenen alde egitea (zezenketen aurka, alegia), baina noizko ferietako eta zirkuetako lagunon sufrimenduaren amaiera? Gainera, ustez, helburu berarekin: beste animalia horiek, zuek, disfrutatzea. Ba al du zentzurik? Beitu, jakin nahi baduzu nola sentitzen garen... ez begiratu irribarre behartuei, begietara baizik. Zer diote?"







Gaua ibai-ertzean, beste garai batean, baratzak nagusitzen ziren eremuan...
festa, algara eta argiak.

Arrotxapeako Sanferminetako azoka-gunea-1
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez, 2011

Gaua ibai-ertzean, une berean, zalapartari bizkarra ematen, Ilargi zaindari.

Arrotxapeako Sanferminetako azoka-gunea-3
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez, 2011

Goiza ibai-ertzean: ez algararik... ezta Ilargi babeslerik ere.

Arrotxapeako Sanferminetako azoka-gunea-4
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez, 2011






lunes, 11 de julio de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

Caras y caretas


  "En vísperas del asalto de cada aldea, el Requerimiento de Obediencia explicaba a los indios que Dios había venido al mundo y que había dejado en su lugar a San Pedro y que san Pedro tenía por sucesor al Santo Padre y que el Santo Padre había hecho merced a la Reina de Castilla de toda esta tierra y que por eso debían irse de aquí o pagar tributo en oro y que en caso de negativa o demora se les haría la guerra y ellos serían convertidos en esclavos y también sus mujeres y sus hijos.
  Este Requerimiento se leía en el monte, en plena noche, en lengua castellana y sin intérprete, en presencia del notario y de ningún indio".


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008

 

domingo, 10 de julio de 2011

Gigantes, Sanfermines 74 gogoan y la Chula Potra.

Arrotxapeako Erraldoiak, 2001-07-09
Argazkia: Erraldoien Konpartsa.
  Este sábado, la Comparsa de Gigantes de la Rotxa salió a animar el día de las más txikis de la Peña Rotxapea, y con ellas el resto del barrio, aunque, todo sea dicho, fueron los menos quienes se animaron a disfrutar del ambiente sanferminero con Txantxarrana, Arriasko y compañía. La foto ha sido realizada en el Puente de Santa Engracia, por la propia Comparsa de Gigantes.

  También este año han estado presentes los trágicos acontecimientos del 9 de julio de 1978, cuando la Policía española cargó contra la multitud con el resultado trágico de decenas de heridos de bala y el jóven Germán Rodríguez asesinado en la actual avenida Orreaga. Pese a los 33 años transcurridos, las Peñas ofrecieron, una vez más, un sencillo pero entrañable homenaje. En esta ocasión, cientos de personas acudieron a la llamada realizada por la Federación de Peñas, la iniciativa Sanfermines78gogoan y el Movimiento pro-amnistía, a las 13:00 horas, ante el monolito.
  Como recoge Diario de Noticias, a las 19:00 horas del mismo día, dos trabajadores del servicio de limpieza de la Mancomunidad del a Comarca de Pamplona retiraron las flores que se habían colocado durante el acto de la mañana. Cuando dos jóvenes se acercaron a pedir explicaciones, los municipales allí presentes respondieron que tenían órdenes de sus superiores, y les instaron a presentar una queja ante el Ayuntamiento si no estaban conformes.
 Durante la tarde, en la Plaza de San Francisco, se podía visitar una exposición sobre los acontecimientos del 78. Para finalizar la jornada, después de las corridas de toros, las Peñas si dirigieron una vez más para dar su último adiós al joven militante de LKI asesinado hace ya 33 años.
  Este año la novedad ha venido de la mano, mejor dicho, de la voz, de Julieta Itoiz, La Chula Potra, rotxapeana residente actualmente en el Casco Viejo. Tras cantar Fermin Valencia su “Hilarria”, La Chula Potra interpretó su rap, también en homenaje a Germán Rodríguez.




Hilarria
(Fermín Valencia)

Krabelin gorri bat zara
Gure bihotzean loratu zena
Txuri beltz argazkia,
Suz grabatua
Areazko ekaitza
Areazko hitza
Zigor gabe errudunak
Noiz justizia egingo da?

Klabelin girri bat zara
Gure bihotzean laratu zana

Maite zenuen hiria
Nahi du zure oritz arria
Baina batez ere maitea
Zure irria (bis)

8 de julio, Germán, libertad contra sus balas.
Querían los asesinos matar la aurora anunciada.
Mira tu gente, Germán, herida pero alentada;
el día de tu soñar vendrán a tocar las dianas
para plantar tu sonrisa en las calles liberadas.

Klabelin girri bat zara
Gure bihotzean laratu zana

Maite zenuen hiria
Nahi du zure oritz arria
Baina batez ere maitea
Zure irria





jueves, 7 de julio de 2011

Los Sanfermines de 2011, según Txema Esteban

   Las ilustraciones gráficas han sido siempre un testimonio vivo de la época en que se han realizado: fotografías, carteles... nos han ayudado a conocer mejor la sociedad que retrataban.
   En esta ocasión vamos a recoger los trabajos realizados por el rotxapeano Txema Esteban, muy conocido ya en el mundo de las pancartas sanfermineras. Este año 2011 su propuesta para representar los Sanfermines  Populares fue la más votada, y ha realizado 7 de las 16 pancartas de las Peñas iruindarras.
   A continuación tenéis cuáles han sido y una breve explicación de las mismas. 
 Cartel de los Sanfermines Populares 2011.




Alegria de Iruña. Barcina aparece en actitud chulesca y prepotente frente a iniciativas populares como las Peñas (Kako), Olentzero o La Chula Potra.




Iruñeko Algara/El Bullicio. Aparecen Barcina y el diputado navarro del PP Pedro Zalba, quien aceptó la propuesta de soborno de determinados periodistas.




La Jarana. Dedicada a la violencia contra las mujeres, desde el mismo momento de su nacimiento hasta su asesinato final.




Rotxapea. Empresarios y UAGN destrozando las Huertas de Aranzadi en busca de proyectos más rentables económicamente para ellos.




El Txarko. Denuncia los negativos efectos de la actuación de Barcina, esa ola que, como la producida por la central japonesa Fukushima, arrasa todo a su paso, en este caso todo lo que tenga que ver con lo vasco y euskaldun.




La Unica. En esta parodia sobre la realidad política navarra aparecen Barcina, Roberto Jimenez del PSN, el ex-concejal de la izquierda abertzale Mikel Gastesi, Uxue Barkos de NaBai, y Pedro Martinez Eulate, de Bildu.




Peña San Fermin. En 2009 fue denunciada por el Ayuntamiento de apología del terrorismo por incluir en la Pancarta el dibujo de un preso político, denuncia que terminó por ser archivada. En la de este año aparece la ex alcaldesa Barcina y el máximo responsable de los municipales, Santa María, con muchas ganas de dar caña a la Peña. Y el agradecimiento de ésta por todos los apoyos recibidos.

 


martes, 5 de julio de 2011

Arrotxapeako Egunkaria / Diario de la Rotxa (6)

  Son muchos los elementos sanfermineros que están íntimamente ligados a nuestro barrio rotxapeano: Corralillos, el vallado que recorre todo Santo Domingo, la Peña Rotxapea, el Ferial de Atracciones... Lo cierto es que todo ello ha hecho que, estos día, la rivera del Arga se haya convertido en uno de los centros de más actividad de la ciudad.

Santo Domingoko Hesia
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-06-28.
  ¿Qué dice el vallado de Santo Domingo? Sobre todo sexo y carantoñas, chicas con la autoestima muy elevada, mucho macho, algunos Goras, y constancia de las gentes de otros Pueblos que, rotulador o bolígrafo en mano, se han acercado a la gran fiesta iruindarra. Si os apetece, aquí teneis el resultado del paseo realizado el otro día desde Santo Domingo hasta Corralillos. Más de alguna/o dirá, ¡pero qué ocurrencias las de este contador de historias! Pues sí, pero, de una cosa estoy convencido, que cada una de esas pequeñas frases y proclamas esconde detrás una pequeña gran historia. Seguro que podéis imaginárosla. La transcripición se reproduce tal y como aparece en el vallado. Veamos algunas de ellas:

Mi sol, me das todo lo que necesito
Felicidades. Te amo. German.

8-07-07 Miguel y Sopi. Castilla
libre, Independiente y Comunera.

 Era virgen hasta ayer - Gora Sanfermin
Juanito '09 El Soti

 Pito, pito que gordito mete la punta
en el txotxito 12-07-09

Ivan Te quiero
4-11-08 Te quiero lo eres toicoh!
Sin tí mi vida no tendría ningún sentido!
Tus manos son las que me guían a la felicidad...!

Te amo Bobitooo
  
Gora ETA
  
Alba, Rebeca, Mabi, las mejores
de la Rochapea
  
Yo Maialen soy la más guapa del mundo
entero y olé,  12-07-09
  
Imanol M. vivió en este tablón, 2006
Viva Cadiz que es la ciudad más guay
que pueda encontra, en el mundo
mundiaaa!!
"¡Mi hombro macho!"
"arderan ladrillos"

Mi gitanito dando el callo
Todos los "planes" cumplidos
Jauza 06
independentzia!
This is not Spain nor France
This is the Basque Country
1º Compañero
2º Marido
3º Abuelo
Te amo, 2010
"No pidas a quien tiene
sino a quien bien te quiere"
2-VI-99
El amor que siento por esta tierra es
increible. Unió dos ciudades un 7-7-04
Cadiz [un corazón] Valladolid (12-7-2006)
Guti No bebas tanto, no pierdas
la cabeza 2006
 
 
    La última semana de Julio ha sido un trajín de camiones, furgonetas y currelas de todo tipo (técnicas, repartidoras, comerciales…) en el recinto que acogerá durante las fiestas las barracas, entre el Parque Runa y Corralillos, en Arrotxapea. Un recinto de 30.000 metros cuadrados con 72 atracciones: tres tómbolas, un bingo, 18 puestos de hostelería, 19 de “habilidad” y 31 de movimiento. Las más txikis encontrarán los caballitos, una pista infantil de quads, “paseos” en ponis, una noria infantil y el tren de la bruja (sin bruja, por supuesto!), ése donde las txikis quieren montar sobre todo por el globo que les regalan con el viaje. Pues si, un pequeño globo que suele salir por 3 ó 3,5 €, según sea el precio de la atracción. El sábado, 30 de junio, los técnicos invirtieron todo el día en montar la Noria, momento que recoge la fotografía.
Badator festa odoltsua
Argazkia: P. Abasolo, 2011-06-30
   Ese mismo día trajeron la segunda remesa de toros a Corralillos. Ya el día anterior, 29 de junio, el olor a ganado se hacía evidente en los alrededores de la zona. Entonces trajeron los que serían torturados en las primeras corridas del día 7 de julio. La verdad es que para todos ellos, las fiestas se van a convertir en todo lo contrario: rejoneo, banderillas, estocadas y demás instrumentos, que algunos siguen pensando como imprescindibles para poder pasar un rato agradable. En la fotografía podemos apreciar el momento en que los toros son trasladados del camión a los Corralillos con la “ayuda” de varas y gritos, ¡eso sí!, muy humanos.


  El sábado, 3 de Julio, se presentaron públicamente las 16 pancartas de las Peñas. La Peña Rotxapea ha dedicado la suya a las Huertas de Aranzadi, autentico pulmón afixiado con los planes de Ayuntamiento. En total han sido 6 las pancartas estupendamente realizadas por el artista rotxapeano Txema Esteban. Txema tiene 38 años, y lleva pintando pancartas desde que a los 14 pintó la de los txikis de la Peña Rotxapea. En la elaboración de todas ellas han invertido todo el mes de junio, suponiendo cada una de ellas una media de 80 horas aproximadamente. El cartel realizado por Txema ha sido, además, el más votado para representar a los "Herri Sanferminak" de este año.
  Este año las Peñas han realizado la cuarta edición de la entrega del premio Pancarta de Oro en reconocimiento por la labor desarrollada por alguna persona o entidad en algún ámbito social del herrialde. En esta ocasión, la placa gravada con la pancarta sanferminera del año y el pañuelo de rigor, han sido entregados a Asun Casarola, madre de Nagore Laffage, asesinada el 7 de julio de 2008 en Iruñea por un médico del Hospital del Opus. Con el lema inscrito, "Las peñas de Pamplona exigen justicia", se ha querido premiar la lucha contra la violencia de género.
     Eso sí, hay cosas que, pese a estas fechas presanfermineras, continúan sin cambiar lo más mínimo. Viernes, 1 de Julio, 21:30 horas. De nuevo se ha aparecido el espíritu del Virrey Armendariz, en la salida de la Rotonda que lleva su nombre. Son ya muchos años de apariciones, accidentes, árboles, vallas y coches destrozados... y de gran peligro para toda aquella persona que sea tan inconsciente como para no hacer caso a las gentes del lugar y aventurarse en uno de los cuatro pasos de cebra que dispone la rotonda. En este caso, tres coches siniestrados en la calle Pedro de Ursua (otro que tal baila!). La posesión ha sobrevivido al accidente, pues los jóvenes del coche causante del destrozo siguen dando patadas al cuatro ruedas en presencia de los municipales. Estos terminan por cerrar la carretera cuando aparece la grúa. Está oscureciendo, son las 22:15, y los municipa sienten algo en el ambiente, auque no saben muy bien cómo definirlo. Y digo yo, igual son solamente supersticiones populares, pero, ¿por qué no probar y cambiar de nombre a la Rotonda y a la calle abyacente? ¿Y si con los nombres, desapareciese el espíritu? ¿Y con él los accidentes? ¿A caso tenemos algo que perder con ello? El barrio perdería un Virrey y, gracias a ello, ganaría mucho, pero que mucho más.