jueves, 29 de diciembre de 2011

Juan Pedro Herranz: Arrotxapea bajo el Franquismo.

El pasado día 31 de octubre falleció Juan Pedro Herranz, a los 82 años de edad. La familia ha hecho llegar a la revista Ezkaba un manuscrito escrito por Juan Pedro sobre su vivencia en Arrotxapea. He aquí la selección del mismo realizada por Bernardo Apestegia y publicada en el número de este mes de diciembre.

Palabras de la familia Herranz:
El texto que se publica a continuación lo escribió mi padre con la perspectiva de los años y la memoria. Los que conocíais a mi padre sabéis que era un hombre de mirada firme, buena cabeza y sobre todo gran corazón. El vivía la vida con gran intensidad y fortaleza y siempre estaba preocupado por las personas que le rodeaban y las cosas importantes de verdad, como la justicia y las diferencias sociales. Esto se refleja en sus palabras y en como describe a lo largo de la historia la Rotxa, su barrio. Era también un hombre muy familiar y el mejor de los padres y marido. La familia sabemos que siempre va a estar con nosotros y queremos agradecer las numerosas muestras de cariño que nos habéis dado los vecinos del barrio en momentos tan difíciles para nosotros.
Gracias por todo. Os dejo con sus pensamientos y sus palabras.

MI BARRIO
(Visto desde mis 80 años de vida).
Me gustaría hablar de mi vida en la Rochapea, que no fue muy feliz.

“Cuando se escribe de la Rochapea, desde los años 30, hay que asociar tragedias y sucesos que asolaron a familias inocentes, por el mero hecho de mantener una fidelidad a un concepto social libre y democrático, que Franco derribó en 1936.
Se ha escrito mucho sobre la represión golpista y los cerca de 3.000 fusilados en Navarra y la Rochapea como escenario de aquel trágico exterminio. Historiadores que recopilaron datos que a veces pudieran no haber sido exactos. Si digo esto es porque a mi hermana y a mí alguna vez nos pidieron información, que luego no la vimos reflejada con fidelidad en sus libros. El motivo de este  relato es dejar constancia de dos cosas (...) Que los historiadores no llegaron con su pluma a conocer la feroz represalia que sufrieron familias de este barrio, y lo que sufrió la mía (...) Soy  consciente que para algunos el trágico pasado en el barrio, por razones de edad a otro motivo -espero no sea la aprobación de lo que sucedió-, no tiene ningún interés.
Yo llegué a la Rochapea con 5 años de edad. Mi padre era ferroviario, jefe de la estación del ferrocarril del Plazaola, se llamaba Félix y mi madre Tiburcia y seis hermanos, Ángel, Paco, Emilio, Mercedes, Teresa y yo, Juan. Otro hermano había fallecido y enterrado en Lecumberri.
Precisamente de esta población (Lecumberri) mi padre fue trasladado a la Estación del Empalme en la Rochapea, que era un barrio poco poblado (...) con viviendas de no más de tres alturas (...) Las industrias más importantes del barrio eran la Azucarera y Alcoholera de Carlos Eugui, la fábrica de curtidos de Echamendi, la fábrica de sacos del coronel militar Maset, fundiciones Sancena... que controlaban la vida socio-laboral del barrio.
Cuando mi padre se incorporó a su trabajo en la Estación del Empalme, encontró tratos de favor en las facturaciones que hacían estos empresarios, y cuando suprimió estos favores, mi padre y mi familia conocieron quien mandaba en el barrio (...)
Estos empresarios nunca aceptaron un gobierno que, aunque fuera legítimo, no les gustaba, y es normal que en un barrio obrero proletario mantenían sus plantillas con personas afines a sus ideas, a las que  les cobraban buena factura por sus colocaciones. Pasados los años, aun quedan ancianos que nunca disfrutaron de una justa pensión porque estos sinvergüenzas de caciques empresarios no les dieron el alta en ningún registro laboral. Ante estas situaciones, los sindicatos de izquierda instalaron unas sedes donde se atendía los derechos de los trabajadores y un lugar libre de encuentro y ocio, que era el atractivo de los jóvenes en días festivos.

18 de julio del 36.

En esta fecha quedó probado el odio acumulado de estos caciques del barrio, alentados por las consignas de Mola, Sanjurjo y otros : "...hay que erradicar cualquier sentimiento de izquierdas, eliminando personas y motivos ideológicos de ese signo", y contando con la colaboración de sus incondicionales, que señalaban a todas las personas que estaban fichadas por los caciques del barrio, que también contaban con sus verdugos, a los que ofrecían el puesto de trabajo que dejarían vacante los asesinados (...) Zonas del barrio como casa de Jesús Castillo, Casa Chopera y de la Carbonilla, Estación del Plazaola... afines a la izquierda y con más juventud, sufrieron secuestros de personas, violaron la intimidad de los domicilios, se destruyeron libros y símbolos democráticos, se buscaban armas donde no las hubo nunca. Animales disecados por mi padre, fueron abiertos en canal y tirados a la basura.
A los secuestrados y enviados a la cárcel, a algunos los ponían "en libertad", esto decían a los familiares cuando iban a verlos. Una libertad hasta la puerta de la prisión, donde los recogían asesinos para llevarlos a la muerte. Otros, como mis hermanos, pasaron nueve meses en la cárcel para que al final fueran asesinados, fusilados en la tapia del cementerio de Echauri en la Semana Santa de 1939, donde permanecieron tirados, porque el cura no permitió que se les enterrara...(...)
La labor de depuración y exterminio la tenían encomendada los requetés y los falangistas -principalmente éstos-. Los "comisarios" visitaban en la cárcel a los detenidos ofreciéndoles la libertad si firmaban declaraciones inculpatorias, estas 4 ofertas hechas a muchachos de 18 años no las podían rechazar, y sirvieron para que se empleara más dureza represiva en el barrio (...)

Postguerra.

Acabada la contienda se instala la dictadura en España. Franco continúa represaliando, tratando de reciclar a la población, intelectuales y medios de comunicación al nuevo régimen. Los vencidos, denominados como rojos, ya no somos ciudadanos de derecho; para serlo, lo tenemos que ganar con nuestra sumisión, para conseguir que se nos documente a través del Movimiento Nacional, nueva identificación personal, cartilla de racionamiento y del Seguro de enfermedad. Se nos niega partida de defunción de nuestros familiares, que ellos habían ordenado asesinar. Quedan viudas y huérfanos sin ser reconocidos, como posibles beneficiaras de las mismas pensiones que recibían otras viudas y huérfanos (...)
Las cartillas de racionamiento se tenían que solicitar en la delegación de Abastos y las parroquias no facilitaban censos de familias que no tuvieran la tarjeta de Comunión Pascual (...) En el barrio funcionaba el estraperlo y la carestía de alimentos de primera necesidad, en buena medida fue paliada por los ferroviarios, que los adquirían en sus viajes laborales (...) La escolarización para los huérfanos de "los rojos" no fue posible en los Colegios Públicos, pues no se aceptaba hijos de "fusilados" que compartieran estudios con otros alumnos.(...) Surgen profesores/ as que dan clases en sus propios domicilios; las viudas, nuestras madres, saben que la reconstrucción de nuestras familias pasa por educar a sus hijos aparte de un adoctrinamiento dictatorial, sin odio ni rencor (...) Mis primeras clases las recibí de una maestra que daba las clases en su domicilio, frente a los comedores de Auxilio Social. Tengo el mejor recuerdo de Nieves, una mujer valiente, que desafió con sus lecciones de ética y libertad a tan peligroso vecino, comisario de la Falange para Auxilio Social, que vivía frente a su domicilio. Como era de esperar, la maestra Nieves fue desterrada a un pueblo. Su delito fue educar en libertad a sus alumnos y premiar a sus madres con un descuento de su minuta si sus hijos sacaban buenas notas. Conservo un libro "tratado de ética y moral" que me facilitó Nieves, y que ha sido la guía constante de mi comportamiento humano a través de mi vida (...) Testigo principal de éstas situaciones fue la Parroquia de El Salvador, que no es que no intercedieran a favor de los desfavorecidos, es que algún cura de la Parroquia participó activamente en éstas y peores situaciones (...) Pero nuestro barrio no dejó de ser nunca un barrio obrero y ha sabido superar siempre sus malas situaciones (...).
Pasamos hambre, pero supimos sobrevivir a él. Nuestras madres hicieron que no nos faltaran tortillas sin huevo, bocatas de tortas de maíz y, en ocasiones, un buen plato de habas (con gusano), aunque tuviéramos que ir a los campos cosechados a recogerlas una por una. Esta práctica se llamaba "espigar" y consistía en desplazarse a los pueblos y recoger del suelo los granos que habían quedado después de ser cosechados. Esta práctica la hacíamos los miembros de la familia que estábamos libres de ocupación (...).
Durante la posguerra (según bando del gobernador) no se podía circular por la calle en mangas cortas de camisa, tampoco se permitía formar grupos de más tres personas, se suprimieron las fiestas paganas, el baile agarrado por parejas y se estableció la CENSURA (...).
Sin embargo, la guerra era uno de los juegos preferidos por los chavales en la posguerra. El monte de la "pirita" –residuos de la Fábrica de Abonos- era el escenario de guerras entre cuadrillas de amigos de barrios (...) La Biurdana y el río Arga eran también lugares de ocio y diversión, y alguna travesura. Los patos del molinero de la Biurdana eran a veces goloso objetivo... Los más pequeños se bañaban en la "balsica", en un remanso del río y los mayores lo hacían en el lavadero junto a las escuelas municipales, que declinaron su labor docente para cederlos a los militares italianos que vinieron a defender el fascismo en nuestra guerra (...). En los porches de las escuelas se formaron pelotaris, como el pequeño de los hermanos Arbizu, Carretera, Irigoyen, Miró y otros. Otro centro de operaciones eran las vías de descarga de la Renfe, junto a la serrería de Erice, donde se aparcaban los vagones de mercancías en vías muertas, que traían principalmente algarrobas y naranjas(...)
El "delito" de estos "robos" era perseguido por encargo del jefe de los guardas rurales de campo, el mismo que dirigía en la cárcel los interrogatorios a los presos del barrio (...) Mi familia se vio obligada a mandarme a un comedor de Auxilio Social, que estaba encima de la taberna de Patricio. Ángel Garcés, falangista activo, era el encargado del comedor (fue el que denunció a la maestra Nieves) y antes de la comida nos ponía firmes y nos hacía cantar el Cara al Sol. ¡Que vergüenza ¡niños y niñas huérfanos que ellos habían creado con sus crímenes, decían ser sus protectores. Tampoco olvidaré el trato que recibí en un Campamento del Frente de Juventudes, al que me mandó mi madre y que obedecí llorando. El encargado era un policía de la brigada político-social, que tenía a mi familia fichada. El acoso a que me sometió, recordando a todos los compañeros mi condición de rojo, hizo que después de 10 días caminando descalzo de un pie (me desapareció la zapatilla y no me dieron otra) me escapé desde Leazcue con otro compañero que recibía trato parecido. Cuando llegamos a Villava por la orilla del río, nos detuvo la Guardia Civil. Nos calzó y nos dio de comer y cuando el cabo nos tomó declaración mandó llamar al cuartelillo al sr. Salinas y le denunció por malos tratos a menores. El mismo cabo nos llevó a nuestras casas. Mi madre nunca olvidó a aquel guardia civil, y yo tampoco. Para mi familia, aquel cabo nos hizo creer que había en los cuerpos de seguridad del Régimen personas buenas, y que teníamos que tener confianza en las personas.

Nunca más

Confieso que este relato no es una declaración que clama ni venganza ni justicia, yo me eduqué al margen de la venganza y el rencor. Fue el legado de mi madre que yo recibí y he transmitido, y lo seguiré haciendo, a los míos, pero he querido que se fuera conociendo la tragedia de un barrio como la Rochapea, siquiera para que fuera respetada y garantizada por los que pudieran hacerlo, para que nunca se repitieran estos hechos (…)”.

Mapa del barrio Arrotxapea en 1936, según Juan Pedro.
Ezkaba, 190 zka., 2011ko abendua.

* Nota: La división en apartados y subtítulos de los mismos son obra del autor de este blog.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant



A Centroamérica
le rompieron el mapa

Francisco Morazán no murió en la primera descarga. Se levantó, como pudo, y él mismo mandó corregir la puntería y dio la orden de fuego.
Después, el tiro de gracia le partió la cabeza.
Partida quedó, también, Centroamérica. Cinco pedazos, que ahora son seis. Estos seis países, que se ignoran y se malquieren, habían sido, en tiempos de Morazán, una sola república.
Él había presidido Centroamérica desde 1830 hasta 1838. La había querido unida, y por ella peleó.
En su última batalla, reunió a ochenta hombres contra cinco mil.
Cuando entró en San José de Costa Rica, atado al caballo, una multitud lo miró pasar en silencio.
Al rato nomás, recibió la sentencia y fue fusilado y durante muchas horas siguió acribillándolo la lluvia.
Cuando Morazán nació, en Honduras, no había allí ni una sola escuela pública y ningún hospital donde los pobres pudieran entrar antes de pasar al cementerio.
Morazán convirtió los conventos en escuelas y hospitales, en Honduras y en toda Centroamérica, y el alto clero denunció que este Satán expulsado del Cielo tenía la culpa de la viruela y de la sequía y de la guerra que la Iglesia hizo contra él.
Trece años después de la caída de Morazán, William Walker invadió estas tierras.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008

domingo, 25 de diciembre de 2011

¡¡¡ El Rincón de Historia de la Rotxa cumple 1 año !!!

EL RINCON DE HISTORIA:
El BLOG de la Rotxa cumple un año.

Con el objetivo de acercar la HISTORIA a las gentes del barrio (y viceversa), el 24 de diciembre del 2010, Olentzero nos dejó un regalo colgado de la Red: el blog “Arrotxapeako Historiaren Txokoa-El Rincón de Historia de la Rotxa”.

Olentzero Arrotxapean.
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-abendua-24.
Hace ya un año que la Rotxa dispone de un Txoko donde, además de la historia del barrio, analizamos todo aquello que tenga que ver tanto con nuestro pasado, como con nuestro presente y nuestro futuro. Con dos únicas condiciones: que sus páginas desprendan ese buen sabor que deja todo aquello que ha sido escrito con un espíritu crítico, y que toda aquella persona que haga click en las mismas, de vez en cuando, deje constancia de su opinión al respecto. Es muy sencillo, tan sólo hay que hacer un click en la palabra comentarios que aparece al final del artículo, escribir lo que se crea pertinente, y optar por que aparezca su dirección electrónica o, de lo contrario, señalar Anónimo, con lo cuál esa información no será nunca de conocimiento público.
Cada lunes elegimos una cita de un libro que da pie a reflexionar sobre determinados aspectos de la vida y, por tanto, también de la Historia. Si empezamos con Hitzen ondoeza de Sarrionandia, en la actualidad estamos leyendo extractos de Espejos, de Eduarno Galeano.
El resto del contenido está clasificado según su temática: Historia del barrio, de Iruñea… del Mundo; Gentes del barrio; Comics, Libros, Películas, Vídeos o Fotografía; El Diario de la Rotxa; Exposiciones que podamos ver en el barrio o cerca de él; Entrevistas; Clase Trabajadora; Mujeres; 500 años de Conquista de Navarra; Graffitis…
Aldarrikapenak ere kalean izan ziren.
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-abendua-24.
Los diez artículos más leídos han sido, por este orden, dos artículos publicados previamente en la Ezkaba sobre las mujeres trabajadoras rotxapeanas, Asamblea de Parados: 35 años de historia, Arrotxapea ala Errotxapea, Rotxapea…?, Amaiurko Gaztelua, Historia de la Insumisión desde Arrotxapea, Las Lavanderas del Arga, Kukutza y Tupac Amaru, Graffiti: hablan las paredes de la Rotxa (3) y Cuando Felipe II me amargó el dulce. Como puede apreciarse, todos ellos reflejan la variedad temática que caracteriza al blog.
La respuesta de la gente ha sido realmente buena, pues las 755 entradas de enero pasaron a ser 1.878 en noviembre, camino ya de triplicarse, ¡increíble! También quiero destacar la participación de la gente, especialmente en el debate que se produjo en torno a la propia denominación del barrio, entre quienes reclaman recuperar el nombre históricamente originario en euskera, Arrotxapea, frente a quienes siguen optando por el término Errotxapea, introducido en los años 80. Todo hay que decirlo, quienes participaron en la consulta organizada paralelamente en el Portal Popular Arriasko.com optaron por el término eúskaro Arrotxapea. Esperemos que algún día, por fin, nos pongamos de acuerdo en esta cuestión. Sería un buen homenaje a Jimeno Jurío, ¿verdad? [Para revivir aquel debate, haz clic aquí: "Arrotxapea ala Errotxapea...?"]
Si el blog fue un primer paso en el mundo de Internet, en mayo entramos de lleno en las redes sociales a través de Facebook, consiguiendo con ello mayor dinamismo. Actualmente somos ya más de 100 personas las que participamos en el mismo. Animatu eta klik egin!

Olariaga, Berria, 2011-abendua-24.

Tasio, Gara, 2011-abendua-24.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Nafar menderakaitzak

   Nabarraldek argitaratu du Haria buletinaren 29. zenbakia, 2011ko azarokoa, 1512. Historia de una conquista. Hona hemen nik idatzitako eta bertan argitaratutako artikulua, "Nafar menderakaitzak".

NAFAR MENDERAKAITZAK

"Nafar menderakaitzak", in Haria, 29. zka.
   Oroimen historikoa berreskuratu behar dugula diogunean, herri zapaldu honek historikoki pairatu behar izan duen inbisibilizazio prozesua gainditu beharra dagoela esan nahi dugu. Lehenik eta behin, benetan gertatutakoa argitu, konkista bat izan zela argi utzi, bortizki herri honek subiranotasuna galdu zuela baieztatu. Eta horrekin batera, garaituen memoria berreskuratzea, hau da, anonimatutik atera izen abizen horiek guztiak, inbaditzailearen aurrean ez makurtzeagatik esperientzia latzak pairatu behar izan zituztenak.
Armada inbaditzailea Nafarroan sartu zenetik, ofizialki, desagertu egin ziren nafar menderakaitz horiek guztiak. Aurreratzean, “frantsesak”, “sorginak”, “traidoreak”, “lapurrak”, “herexeak” eta “bide-lapurrak” izango ditugu espainiar zein frantziar historiografietan. Ez, ordea, garaiko nafarrentzat, 1521ean, Amaiurko Gaztelua erori baino hilabete batzuk lehenago, Venetziako enbaxadore Gaspar de Constantinik Karlos I. enperadoreari idatzi zion bezala. Nafarroan, bi alde izanda ere (agramondarrak eta beaumondarrak), “universalmente, todos los de este reino tienen odio a los españoles y desean su rey natural”. Erret Kontseiluko kide Pedro Balanza lizentziatuak adierazi zuenez (bai, konkistatzaileek eta haien laguntzaileek ere izen-abizenak bazituzten), 1525ean nafarrak nabarmenki deseroso zeuden eta, inbasioa aspaldi hasia zen arren, jarrera oldarkorrari eusten zioten: “Zangozako merinaldean delitu ugari egin dira, modu askotara gainera, bereziki Erronkari ibarrean, Zaraitzun eta Aezkoan; eta gaizkileak, gure justiziaren beldur ez direnez, delitu egiten ibiltzen diren tokietan lasai dihardute eta kaltetuek ez digute, ez guri ez gure ofizialei ere, salaketarik bideratzen.”
Hona hemen nafar horietako adibide batzuk, gure ikastetxeetan eta bibliografia ofizialetan ez direnak.
Nafarroako Pedro marexala harreman diplomatikoetan aritu zen buru belarri, inbasioa saihestearren. Helburu horrekin joan zen Fernando Gezurtirekin negoziatzera (Katolikoa), alferrik, azken honek bere gortetik bidali baitzuen. Inbasioa gauzatua, konkistaren aurkako erresistentziaren pertsonaiarik garrantzitsuena dugu. 1512ko udazkenean, lehenengo ahaleginak kale eginda, 1516an berriro ere erresuma berreskuratzeko saiakera egin zen. Pedro marixalak Pirinioak zeharkatu zituen Erronkarin barna. Zangozan, Erriberrin eta beste toki batzuetan altxamenduak izan baziren ere, marexala eta bere gudariak berandu iritsi ziren eta kanpoko laguntzarik gabe aritu behar izan zuten. Burgi inguruan, Erronkarin, inguratu eta beste hainbat ofizialekin batera atxilotu egin zuten. Marexala Gaztelara eraman zuten eta baita askatasuna eta pribilegioak eskaini ere, errege espainiarrari fideltasuna agintzen bazion; aukera horri uko egin zion, ordea, eta urte batzuk geroago Simancaseko gazteluan (era)hil z(ut)en.
Bigarren saiakeraren porrotaren ondoren etorritako errepresioa izugarria izan zen: exekuzioak, atxiloketak, ondare-bahiketak, deserriratzeak… Nabarmentzekoa Murilloko Pedro de Radaren kasua, hil arte torturatua. Ollokitarrak ikur izan ziren erresumaren alde egin zuten familia agramondarren artean. Jatorrizko jauregia Ollokin bertan zuten, Esteribarren, eta jasandako errepresaliak irakurgai ditugu 1543an Jasoko Margaritaren, Ollokiko Juanen alargunaren aurkako epaiketan.  Etxerik eta lurrik gabe geratu ziren, Margarita Uhartera joan behar izan zuen bizitzera, eta hiru semeen patua beltza izan zen oso: Remón Italiar lurraldeetan, Frantziako erregearen aldeko gerretan; Juan eta Francés, berriz, ez ziren sekula erbestetik bueltatu, heriotza-zigorra ez baitzieten barkatu. Salazar lizentziatuak egindako txostenean agerian daude nortzuk ziren altxamenduaren buruzagi nagusiak: Mauleko Ladrón, Ezpeletako Cristián, Jasoko Miguel, Jaureguizarko Martín, Peraltako Alonso, Mauleko Carlos, Alliko Miguel, Medranoko Juan Belaz, Goñiko Martín eta Uztarroze, Izaba, Urzkainki, Garde eta Erronkariko abadeak. Soilik Tuterako merinaldean salatu ugari izan zen: Ezako jauna, Peraltako Juan, Friaseko Juan, Martín López, Sarriako Beltrán, Pero Oritz, Ablitaseko anderea, San Pedroko Pascual eta Cabanillaseko Juan.
1521ean nafarrak pozez beterik egin zuten bat konkistatzaileen aurkako matxinadarekin. Espainiarrek Iruñea berriro kontrolpean izan zutenean, eztanda herrikoi horretan nabarmendutako jendearen aurkako errepresalia gogorrak hartu zituzten. Horietako bat izan zen Bertiz “Zaharra. Heriotz zigorra ezarri zioten eta “modu honetara beteko da. Jendaurrera ekar dezatela asto baten edo antzeko beste pizti baten gainean, pregoilari batek iragar dezala gertaera kaleetan barna eta ondoren hiriko pikotara eraman dezatela, bertan zintzurra zeharkatu eta gero buru moztu diezaioten”. Hori gutxi balitz, bere ondasun guztiak kendu zizkioten. Joanicot kapitania ere, Donibane Garaziko gotorlekuaren defentsan aritu zirenen buruzagia, preso eraman zuten Iruñera 1521eko abuztuaren 25ean. Martin Ursuak, Pirinioetan gaztelarrek zuten gerraririk ezagunenetako batek, azaldu bezala, “Iruñeko kaleetan, arrastaka eramana, zigortua eta exekutatua izan eta gero, ikusi nuen bere arrastoak nola botatzen zituzten hiriko harresietatik kanpora”.
Nafar independentistek kontrolatzen zuten lurraldea gero eta eskasagoa zen. Honako hauek ziren Jauregizar, Jaso, Azpilcueta, Ezpeleta, Mauleon, Beltzunze, Medranoko Belaz eta beste sendi gutxi batzuek 1521-1522ko neguan euren babespean zituzten lurraldeak: Behe Nafarroa, Donibaneko gotorlekua, Zangozako merinaldeko gune batzuk, Bidasoako bailara eta Hondarribiko plaza. 1522an Amaiur erori zen. Amaiurko erasoari bizirik eutsi ziotenei bizitza errespetatuko ziela agindu zien Nafarroako erregeordeak eta horren ondorioz lortu zuen gotortuek amore ematea. Errealitatea bestelakoa izan zen kasu zehatz batzuetan, Belaz Medranotarrena esate baterako. Jaime Belaz Medrano eta bere semea Luis pozoitu zituzten Iruñeko espetxean.
Nafarrek jasandakoaren sufrimenak badu emakumezko irudia, izen-abizenak ere dituena. Konkistak hasiera-hasieratik egoera deserosoa eragin bazion ere, Isabel Beltzuntzekoaren kalamitateak urte batzuk joanda etorri ziren, bere senarra, Martin Leatxe, nafar Errege-Kontseiluko idazkaria, zendu zenean. Leatxeren heriotza Noaingo porrotaren ondoren, gaztelarrak Iruñean sartu zirenean gertatu zen. Beraz, segur aski erail egin zuten, nafar erresistentziaren alde zuen jarreragatik eta hil bitartean izan zuen karguagatik. Bere oinordekoek ezin izan zuten bere ondasunik jaso, bere emazte Isabelek ere ez. Are gehiago, inbaditzaileek lapurreta egin zioten eta geratzen zitzaizkion ondasun apurrak ere eraman zituzten. Hori gutxi balitz, Isabel Beltzuntzekoak mailegua eskatu behar izan zuen armada inperialak Amaiurko gazteluaren aurka egingo zuen azken oldarraldia 30 ezkuturekin finantzatzeko. Gotorleku hartan semea zuen Isabelek.
Bestelako izen-abizenak ere baditugu, konkista gauzatu bezain pronto ezarri ziren sorgin-auzietan azaltzen direnak, besteak beste: Juana Botín, Joana Bereterra, Graciana Iribarren eta zerrenda luze bat, horiek guztiek betiko bizimoduari, nafar bizimoduari, eusteagatik. Sufrimendua, hala ere, hasi besterik ez zuen egin.

* Artikulu hau, egokitu ondoren, prentsan ere argitaratu da:

Badator Neguko Haizea!

Badira lau!
Argazkia: Patxi Abasolo
  


Bai,
duela 4 urte,
Neguarekin batera,
Haizea etorri zitzaigun
Arrotxapeara.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant


Constituciones
  
   La principal avenida de Montevideo se llama 18 de julio, en homenaje al nacimiento de la Constitución del Uruguay, y el estadio donde se jugó el primer campeonato mundial de fútbol fue construido para celebrara el primer siglo de vida de esa ley fundacional.
   El magno texto de 1830, calcado del proyecto de la Constitución argentina, negaba la ciudadanía a las mujeres, a los analfabetos, a los esclavos y a quien fuera sirviente a sueldo, peón jornalero o simple soldado de línea. Sólo uno de cada diez uruguayos tuvo el derecho de ser ciudadano del nuevo país, y el noventa y cinco por ciento no votó en las primeras elecciones.
   Y así fue en toda América, de norte a sur. Todas nuestras naciones nacieron mentidas. La independencia renegó de quienes, peleando por ella, se habían jugado la vida; y las mujeres, los pobres, los indios y los negros no fueron invitados a la fiesta. Las Constituciones dieron prestigio legal a esa mutilación.
   Bolivia demoró ciento ochenta y un años en enterarse de que era un país de amplia mayoría indígena. La revelación ocurrió en el año 2006, cuando Evo Morales, indio aymara, pudo consagrarse presidente por un avalancha de votos.
   Ese mismo año, Chile se enteró de que la mitad de los chilenos eran chilenas, y Michelle Bachelet fue presidenta.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008


domingo, 18 de diciembre de 2011

Arrotxapeako Egunkaria/Diario de la Rotxa (17)

Agur Udazkenari!
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-urria-28.
Este otoño, como todos los años, ha estado marcado inexorablemente por el ambiente comercial prenavideño. Eso sí, cada vez con mayor antelación. Si ya un 26 de octubre este humilde cronista recibió por primera vez el catálogo navideño de uno de esos grandes almacenes, más tarde, entrados ya en noviembre, pudimos experimentar directamente hasta dos veces el reparto masivo de catálogos de juguetes a las puertas de los Colegios en ese desesperado intento del sistema por convertir a las más txikis en meras consumidoras de productos. Aunque ello suponga destruir los restos de magias e ilusiones invernales (o navideñas). Aunque conseguimos superar el primer “envite” a las puertas del colegio (“Ez mila esker, ez dugu nahi”), no pasaron más de cinco minutos cuando el patio presentaba una imagen inusual de corros de niñas y niños sentadas en el suelo devorando esos, a su vez, devoradores de sueños e ilusiones. Olentzero gaixoa!
Y la frase ya común de toda colega que te ve con cara de disgusto: “¡Déjalo, que esto no tiene remedio!”. Y, la verdad sea dicha, no te lo ponen nada fácil. No obstante, un año más, el 21 de diciembre, daremos inicio a la celebración del Solsticio de Invierno, con la esperanza de poder oír tres noches más tarde las algaradas de ese entrañable carbonero, buen comedor y no peor bebedor: “Olentzero joan zaigu mendira lanera, intentzioarekin ikatz egitera. Aditu duenean Negua heldu dela, lasterka etorri da berri ematera”.
Antes de ello, el 9 de diciembre, el vecino Zigor Ruiz tuvo que pasar una vez más por la Audiencia Nacional, con el apoyo de los vecinos que se desplazaron a Madrid para regalarle un guiño o algún  que otro gesto de cariño. Como viene siendo habitual todos los miércoles, las familiares y amigas de las presas políticas rotxapeanas han seguido fieles a su cita tras la pancarta en unas fechas en que la ausencia de las de casa suele hacerse notar de una forma un tanto especial. Pese a los sustos y amenazas que suelen recibir cada cierto tiempo, como el 14 de diciembre, cuando todas ellas fueron obligadas a retirarse, previa identificación y probable multa como regalo navideño.
El 10 de diciembre se organizó una fiesta benéfica en el Bar Bigaroa a favor de la Asociación Nadia Nerea para la Tricotidiodistrofia. Nadia Nerea es de Sencelles, Mallorca, tiene ahora 6 años y una esperanza de vida de 8 a 10 años. Su enfermedad es uno de los 24 casos que se conocen en el mundo. Tiene varias fases, y Nadia tiene la peor, pues sus órganos no crecen como el cuerpo, tiene piel de serpiente, microcefalia, deficiencia en el andar y hablar, pelo quebradizo, cataratas, y desarrolla varias enfermedades de personas mayores, que no corresponden a una niña de su edad. El coste del tratamiento e investigación supera los 75 mil € anuales, y en febrero tendrá lugar la intervención que se suspendió en julio por falta de liquidez económica de la familia.
Y, sin embargo, las autoridades siguen con su política de recortes sociales: educación, asistencia, sanidad…, haciendo caso omiso a las necesidades de las gentes de aquí, mientras siguen gastando millones en trenes de alta velocidad y proyectos faraónicos que no sirven sino para llenar los bolsillos de unos pocos. La parte más consciente de la Rotxa se ha dado cita este sábado, 17 de diciembre, en la Marcha contra los recortes, a favor de unos presupuestos sociales y participativos. Una de las columnas, la que partía de Sanduzelai, reunió a las gentes de ese barrio y de los pueblos de Sakana. En Cuatrovientos se unieron las procedentes de Berriozar, Buztintxuri y Arrotxapea, para dirigirse a Iruñea, donde confluyeron en el Parque Antoniuti con las otras dos columnas que habían partido previamente desde los Golem y la Txantrea. Aún llega el eco de todas esas personas recordando a voces que, efectivamente, “No falta dinero, sobran ladrones!”.
Ese mismo día pude abrazar a Alberto López, de nuevo en las calles de la Rotxa tras una trágica experiencia de torturas y tres años en las cárceles españolas. Ha salido sin fianza alguna, aunque, ¿quién le va a devolver esos 36 meses de vida arrebatados?. Y con Alberto han venido las primeras nieves al barrio. Hoy, domingo, 18 de diciembre, hemos podido ver, un año más, la imagen de Ezkaba cubierta de blanco.
El próximo miércoles despediremos el otoño, aunque no podremos hacer lo propio con este largo adviento comercial que hemos tenido que sufrir desde que, aquel 26 de octubre, recibiéramos en casa el primer catálogo navideño. Finalmente, despediremos al 2011 y,  con el año nuevo, Olentzeros, Santa Claus y Reyes Magos terminarán por desaparecer de nuestros balcones después de un largo mes haciendo puenting, demostrando con ello que no son nada ciertas las leyendas urbanas sobre la peligrosidad de tal actividad. También entonces irá desapareciendo todo rastro de aquel largo adviento, apareciendo de nuevo, en toda su desnudez, esa otra sacrosanta hegemonía del mercado. Tendremos, pues, que seguir dejando claro que la Rotxa sigue sin estar en venta.


* Entrada anterior:

jueves, 15 de diciembre de 2011

Zubipunta, la casa de prostitución en la Rotxa del s. XVIII.

   He aquí una de las muchas historias de sotanas calenturientas, en esta ocasión a orillas del Arga, en un edificio que a finales del siglo pasado llegó a conocer una de las experiencias  ocupas más significativas de Iruñea: Lore Etxea. El artículo ha sido escrito por el rotxapeano Bernardo Apestegia, y publicado en el número 190 de la revista Ezkaba.

Zubipunta, la casa de lenocinio

Pegante al puente del Abrevador (actual de San Pedro) existió durante siglos la llamada casa ZUBIPUNTA, y durante el siglo xx denominada como LOREA ETXEA, hasta su demolición por orden del exalcalde de Iruña Alfredo Jaime. La historia de ésta vivienda está salpicada de cantidad de anécdotas, situaciones curiosas, casos extraños y además, debido a su estratégica situación, de prostitución. Los archivos así nos lo indican


Zubipunta. Argazkia: Bernardo Apestegia.


El caso que nos ocupa, del año 1763, implica al presbítero (cura) de la ciudad Joseph Lasterra querellado por el fiscal general del obispado después de haberse relacionado, y dejado embarazada, a una lavandera rotxapeana, de la que ni siquiera conocemos el nombre. Veremos cómo se le ocultaba.
La situación de Zubipunta para éste comercio (cercana a la puerta de la muralla, fácil paso del río, solitaria...) activó la mente calenturienta del presbítero Joseph Lasterra, que fue acusado por el fiscal de esta guisa: "...que a fin de conseguir dichos torpes deseos el referido Lasterra pasó uno de los días del mes de junio último a la casa que llaman de la Zubipunta, extramuros de ésta ciudad, y en ella se mantuvo a solas con dicha del papel aparte en un cuarto por largo tiempo, hasta que la redujo a su torpe voluntad, como es cierto y dirán los testigos
Item que de la comunicación ilícita que tuvo con dicha del papel aparte el expresado Lasterra la dejó embarazada y por ello se ha mantenido y mantiene retirada para en lo posible evitar el escándalo y aminorar los perjuicios que le ha ocasionado al citado don Joseph...". Así que ya se sabe, la mujer -culpable ella, claro- ni siquiera es nombrada ("dicha del papel aparte") y todo se reduce a "aminorar los perjuicios que le ha ocasionado" al pobrecito cura.
Sin embargo, el fiscal acentuaba que "...ha cometido el dicho don Joseph Lasterra graves y enormes delitos dignos de severo castigo...".
Pero llovía sobre mojado, ya que el citado Lasterra había sido amonestado repe-tidas veces por su "trato y comunicación frecuente y mal vista con varias mujeres, o cómicas, como dirán los testigos...". Mathias Urrizelqui testifica que "...dicho don Joseph Lasterra, acusado, estaba larga temporada recluso en el convento de Religiosos descalzos de esta ciudad, de resultas del trato que tuvo con alguna o varias cómicas". Todo unangelito, vamos.
Entretanto,la lavandera rotxapeana declaraba estar "coziendo colada" para poder lavarla al día siguiente "en el paraxe que llaman de Larrotasar", al que acudió en compañía de María Miguel, frutera y dueña de la casa Zubipunta, que también tenía colada del maestro bastero de la "casa de fulano Martiarena".
En esto, se presentó el presbítero –acordado con María Miguel- para conocer a la lavandera "con mucho agrado y cortejó así al testigo como a la expresada frutera (María Miguel) y quedó hablando con el mismo agrado y estrecha familiaridad...".
Al día siguiente, mientras la lavandera se ejercitaba en el río, fue llamada a la casa por un hijo de la frutera dueña de la casa. Después de mucho insistir en ello y con la excusa de que le esperaba una persona conocida del Baztán, acudió a la dicha casa. "Fue la que depone a la dicha casa de Zubipunta y en ella se encontró con dicha María Miguel y don Joseph Lasterra vestido este con traje secular con su capote de carrodeoro de color ámbar, sombrero redondo y sin insignia alguna de Eccº. en uno de los cuartos de dicha casa... serían las nueve o nueve y media de la mañana, observó que la chocolatera estaba puesta al fuego y había también prevención de comida... Y luego al instante empezó el acusado a querer comerciar ilícitamente con la que depone al tiempo que se hallaban solos en el cuarto ofreciéndole varias dádivas y que procuraría mirarla, y aunque se resistió a condescen-der en tal pretensión, habiendo sacado el acusado un pañuelo, cerró la puerta del cuarto en que se hallaban y tomándola el testigo a fuerza y violencia la puso en la cama y privó de su entereza y virginidad y repitieron hasta cinco o seis actos carnales, desde dicha hora de las nueve hasta las cuatro de la tarde...". Es ciertamente una declaración curiosa, porque, además, "también comieron el acusado, dicha frutera y el testigo" (?).
La declaración continúa: "...Y es cierto que después acá no han repetido más actos porque el testigo ha procurado no hacerse encontradizo con el acusado, porque se ocultaba en las ocasiones que por las calles lo ha visto...".
A pesar de todas estas declaraciones, el fiscal prosiguió investigaciones con la lavandera, que se desprende de las declaraciones de ésta: "...procuraron investigar el modo de vivir de dicho testigo y que le observaron le faltó el menstruo... y en efecto le confesó era cierto y que se hallaba embarazada de los accesos que tuvo el referido día con el acusado en dicha casa Zubipunta..."
El curita Lasterra es castigado, antes de la sentencia definitiva, a pagar el mantenimiento de la lavandera (primero 6 reales y posteriormente 7), pero no estaba por la labor, según declaración de un testigo: "...que cuando le hizo dicho cargo al acusado del estado del dicho testigo, le respondió que él ya tenía pagado a la puta y alcahueta y que no tenía que hacer con ella...".
Lasterra, que se hallaba preso en la torre y cárcel episcopal, en su declaración exculpatoria niega -lógicamente- toda búsqueda de la lavandera y acusa a la frutera dueña de Zubipunta de haberle visitado en su casa, dándole "las señales del paraje" donde se halla la casa, que él dice ignorar (?) y decirle "que sacaría a dicha casa a una muchacha muy bonita para que pudiese gozarla...". Al parecer, como se ha dicho, el tal Lasterra era muy "popular" en este tipo de "contratos", como viene a bien declarar "y es cierto y declara y confiesa que ha visto de ello mucho (?) y ponderaba la hermosura de la tal muchacha y sus circunstancias vencido de esta humana fragilidad convino en ello y efectivamente el día inmediato a la mañana salía el que declara de su casa como acostumbra vestido...". Después de relatar cómo dejó sus ropas "al paso al Portal que llaman de Francia", llegó a la casa.
Continúa Lasterra: "...Fui en este traje a dicha casa y habiendo subido a los cuartos de ella, solo hallé a una muchacha en cama y en breve rato vino la dueña de la misma casa con quien estuvo hablando un buen rato". Declara no conocer a la muchacha "que se presentó voluntariamente y que para primeriza estaba adelantada con hombre...".
El día 28 de noviembre de 1763 se dicta sentencia. La condena, como no iba a ser de otra manera (relacionando iglesia, machismo, siglo XVIII, etc.), obliga a Lasterra a UN MES de reclusión con los Misioneros Recoletos de Olite, donde deberá hacer ejercicios espirituales, confesión general, etc, etc. pero también se le condena al pago de las costas judiciales y una multa de 20 ducados.
Con el paso de los meses (enero de 1764) Joseph Lasterra reivindica que se le devuelvan las licencias para poder "celebrar el Santo Sacrificio de la misa, pues se halla suspendido". Angelito él.
Existe dentro de este proceso un documento, fechado el día 9 de enero de 1764, por el que Magdalena de Goñi residente en... (ilegible),solicita al ínclito Lasterra 300 ducados por los daños que le ha causado por "el comercio ilícito que tuvo y la desfloró, y los daños que le ha ocasionado por razón del estupro, para que pueda tener con qué mantenerse...". Sería esta Magdalena de Goñi la dicha lavandera rotxapeana ?. Pero algo ya sabemos, si hubo estupro, es que era menor.

*PD.- Los textos entrecomillados del original, han sido redactados con la grafía actual para hacerlos más comprensibles.
*Archivo Diocesano. Sección Procesos. Año 1763. Secretario Ollo, cartón 1702, Nº 2 (folios 1-27)

martes, 13 de diciembre de 2011

Colombianas olvidadas por los Mass Media

   Son muchos los conceptos prostituidos por los de arriba, siempre con el objetivo de utilizarlos a su favor, contra las gentes de abajo: libertad, revolución, dignidad, memoria... Si nos despistamos, esos medios de comunicación en manos de los de arriba nos harán ver el mundo desde sus ojos. Es el caso del discurso que los de siempre, los de arriba, están elaborando para ocultar la violencia estructural que sufren las gentes de abajo en Colombia. He aquí la dura realidad de las campesinas colombianas, publicada en "Kieny & ke", testimonios que, desgraciadamente, no hemos podido escuchar ni leer en la prensa de estos últimos días.

  
   Una mujer, una campesina, una líder de la Asociación de Mujeres del Magdalena, se paró en frente de un auditorio de 300 personas. Sin timidez. Tenía en las manos un escrito que había preparado para ese día. Lo leyó con la voz quebrada mientras las lágrimas le resbalaban y se escondían en su blusa. Su testimonio inauguró la Semana por la Memoria y ayudó moldear el informe: “Mujeres que hacen historia. Tierra, Cuerpo y Política en el Caribe Colombiano”. Esto fue lo que contó:

   “En el Magdalena a las madres las obligaban a buscar los cuerpos de sus hijos por días, los cadáveres que los paramilitares mataban y botaban lejos. A otras les ordenaban no darles sepultura. A las celosas les exigían barrer las calles a pleno sol. A las que eran habladoras las amarraban a un palo todo el día. A las que usaban faldas cortas les rapaban el pelo o les marcaban la piel. A las que acusaban de infidelidad las mataban. A las que señalaban de ser colaboradoras de la guerrilla las torturaban y las violaban, como trofeos de guerra. A las campesinas las mandaban a lavar la ropa y las botas ensangrentadas y les decían que tenían que cocinarles. ¿Quién les decía que no?
   En Orihueca, por ejemplo, a las mujeres de los obreros y campesinos las secuestraban todas las noches y las llevaban a pernoctar con los paramilitares. Las montaban en las camionetas y luego se las repartían como quien reparte vacas. Y cuando no se movían o no se dejaban acariciar, por el asco que les producía, las torturaban con puñales, les laceraban el cuerpo. Las violaban en público y en plena calle del pueblo.
   Está el caso de la mujer de Piñuela, a quien el asesino de su esposo la forzó a convivir con él en su propia casa. La forzó a cobrar la pensión de su esposo asesinado para gastarse la plata en parranda. Tuvo que parir el hijo de su victimario y fue presionada a ir con él al campamento en donde cometían crímenes. Un día, en medio del miedo, escapó como pudo y lo denunció.
   También acosaban sexualmente a todas las niñas de los pueblos. En las escuelas, los chicos no se atrevían a enamorarlas porque ya tenían dueños. Como Silvia, que apenas con 13 años estaba destinada a ser mujer de varios paramilitares y no se les permitía a los chicos mirarla. Si lo hacían firmaban su sentencia de muerte.
   No puedo olvidar −no borraré de mi memoria− a una niña de 12 años que fue llevada a empujones, llorando por el camino a pie que va a la finca La Guachatela, en la Sierra, en donde su padre negoció su castidad con el patrón, el mismo que compraba la virginidad de las niñas menores de 14 años en 5 millones de pesos. Cuando llegó la encerraron durante 15 días. A las afueras estaba rodeada por hombres armados. Daba gritos cuando el patrón se acercaba a besarla, cuando la tocaba con sus manos asesinas. Hoy cuenta con dolor que era un viejo de 60 años, y que a pesar del tiempo ella sigue sintiendo asco de su cuerpo, y no ha podido olvidar.
   No es fácil contar estas historias. Las mujeres que se atrevieron a relatarlas son las valientes que vencieron el dolor y la vergüenza. Han resistido y siguen resistiendo porque en el Magdalena muchos actores armados siguen en el territorio. Son ellas quienes reclaman respeto, las que no quieren más violencia feudal, ni más patrones o caciques que prostituyan a las niñas. Las que quieren sentirse bellas y dignas, capaces de inventar, de conocer, de soñar con que el amor existe”.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant




La independencia que no fue

Así acabaron sus días los héroes de la emancipación latinoamericana.
Fusilados: Miguel Hidalgo, José María Morelos, José Miguel Carrera y Francisco de Morazán.
Asesinados: Antonio José de Sucre.
Ahorcado y descuartizado: Tiradantes.
Exiliados: José Artigas, José de San Martín, Andrés de Santa Cruz y Ramón Betances.
Encarcelados: Toussaint L’Ouverture y Juan José Castelli.
José Martí cayó en batalla.
Simón Bolívar murió en soledad.
El 10 de agosto de 1809, mientras la ciudad de Quito celebraba la liberación, alguna mano anónima había escrito en un muro:
Último día del despotismo
y primero de los mismo.
Dos días después, Antonio Nariño comprobó en Bogotá:
- Hemos mudado de amos.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008

sábado, 10 de diciembre de 2011

Alberto López, gazte eta nafarra... susmagarri.

   Atzo Auzitegi Nazionalera eraman zuten Zigor Ruiz Jaso auzokidea. Azken Ezkaba aldizkarian (190. zkan) Alberto Lopez-en esperientzia izan dut gogoan.

Gazte eta nafarra... beti susmagarri

En noviembre hemos conocido otro nuevo capítulo de violencia sufrida por un joven del barrio, Alberto López, relatada por él mismo ante el tribunal que le acusaba de ser miembro de Ekin, con las declaraciones realizadas en comisaría como única prueba.

Latza da tortura testigantzak entzutea, are gehiago testigantza horiek izen-abizenak baldin badituzte, aurpegiak ezagutzen baldin baditugu. Aurreko hilabetean bederatzi gazte nafarren aurkako epaiketa izan da, hemendik 500 kilometrora, Espainako txoko beltz horietako batean, Auzitegi Nazionalean. Gazte horien artean bazegoen Alberto López, oso ezaguna Iruñerriko herri mugimenduetan egindako lanagatik.
Alberto Barañaingo gaztea da, auzoan erabat murgildua eta oso ezaguna den Oskiaren laguna. Azkenean Arrotxapea hautatu zuten bizitoki eta, ondorioz, Alberto ere auzokide. Ez zuten, ordea, patxadaz eta luze bizitoki berriaz gozatzeko aukerarik izan, gau batean, espainiar poliziak etxean sartu eta Alberto eraman egin baitzuen. Nora ere ez zekien bere lagunak, egunak eman baitzituzten familiak eta lagunek Albertoren berririk izan gabe.
Mehatxu, umilazio, tratu txar eta torturak jasan izana salatu dute guztiek. Albertoren hitzetan, “infernua” izan zela aitortu du. Atxilotuta egonik egindako deklarazioak dira froga bakarrak. Gazteak, nafarrak eta auzoan konprometituak, konbinazio arriskutsua benetan.
Ez da gauza berria, tamalez. Urte hasieran Jai Batzordeko kidea zen Fuji “infernu” horretara ere eraman zuten, segiduan Arrotxapearako bidea hartu bazuen ere. Urte bat ere joan zaigu Ibon Esteban eraman zutenetik. Noiz arte?
Azken urte hauetan Nafarroaren historian murgilduta ibiltzen naiz, eta agiriak ere ikusi ditut non horrelako gertaerak aspaldikoak diren agertzen den. Izan ere, XVI. mendeko Nafar inbaditu eta konkistatu hartatik datozkigu informazio politikoa lortzeko asmoz bertakoei egindako lehenengo torturen testigantzak. Erregeordeak berak eman zuen atxiloketa batzuen berri, “navarros que tras habérseles dado tormento confesaron actos en deservicio de su Majestad”. Aurrerantzean, nafarra eta susmagarria sinonimo bihurtuko ziren. “Susmagarriak”, “lapurrak”, “gezurtiak”, “traidoreak”, “heretikoak”, “bidelapurrak” … Eta akusazio horiekin batera hasten zen bere lurraldetik ehunka kilometrora amaierarik gabeko bidai luze hura, Gaztelako txoko beltzetara. 500 urte hauetan guztietan berdin.
Lerro hauekin zera esan nahi dut: gazte hauek ezagutzen ditugunok ongi dakigu gaizkileak ez direla. Beraz, honekin ere eskaera bat luzatu: gaizkileak atxilotzeko agindu horiek guztiak bertan behera uzteko. Azken batean, gaurko Nafarroarekin konprometitutako gazte nafarrak besterik ez dira.




"Nuestro reto personal de cara al futuro será superar el odio, el terror, el miedo y la tortura que padecimos durante cinco días de incomunicación"
Alberto López, Auzitegi Nazionalean

viernes, 9 de diciembre de 2011

Patxi Larrainzar: Denuncia y mucha ilusión.

Abenduko Ezkaba aldizkarian Patxi Larrainzar ikastetxeak pairatzen duen egoera ere izan dut aztergai.

Colegio Público Patxi Larrainzar:
Denuncia y mucha ilusión.

Apirilean Patxi Larrainzar Gurasoen Elkarteak prentsaurrekoa eman zuen auzoan euskaraz aritzen den ikastetxearen egoera salatzeko. Honetan, Biurdana Ikastetxeko gurasoekin batera, Arrotxapean antzeman dituzten Hezkuntza arloko hainbat arazo izan dira protagonista.

Argazkia: Patxi Abasolo, 2011.
Una nueva rueda de prensa que, desgraciadamente, tiene demasiadas pocas cosas nuevas. Con el agravante que las madres y padres de Patxi Larrainzar han visto cómo, una vez más, los responsables de Educación no han cumplido ni tan siquiera las mejoras que prometieron a finales del curso pasado.
Y yo me pregunto, ¿por qué sólo se oye a los padres y madres de este centro supuestamente público? ¿Por qué no salen a la calle, ni se enfadan, ni dan ruedas de prensa las otras Apymas? ¡Porque haberlas, haylas! Una de dos, o la comunidad escolar de Patxi Larrainzar vive una paranoia colectiva que nada tiene que ver con la realidad o, realmente, las otras Apymas no ven problemas o no los tienen en sus Centros, lo cuál nos llevaría a la conclusión que nuestras autoridades no atienden a sus ciudadanas y ciudadanos de igual manera, con el agravante que estamos hablando de niñas y niños de 3 a 12 años.

Necesidades del C.P.
Con la excepción del acondicionamiento de un baño para una alumna con necesidades especiales, el ayuntamiento no ha cumplido en absoluto los compromisos adquiridos durante el pasado curso escolar (ver Ezkaba nº 185): medidas de seguridad insuficientes, mal estado del patio, suciedades por el uso del fin de semana, etc.

Instituto de Biurdana.
Hasta el momento, en dicho Instituto entraban cuatro grupos, 2 de Patxi Larrainzar y 2 de Sanduzelai. Si tenemos en cuenta que la ocupación actual es del 100%, y en el curso 2013-2014 entrarán 7 nuevos grupos (4 y 3 respectivamente), podemos hacernos una idea de la magnitud del problema. Una vez más, la Apyma exige estar informada de las diferentes posibilidades, para evitar improvisaciones que no hacen sino perjudicial al alumnado, y a toda la familia en general.

Más recortes.
Todo ello agravado por los recortes que están afectando a la dotación de las plantillas, a las dotaciones materiales de los centros y a la recientemente suprimida actividad formativa de Escuela de Padres, que se venía organizando hace años. Y todo ello en detrimento de una educación de calidad, por supuesto.

Denuncia e ilusión.
Si añadimos los obstáculos que las autoridades están poniendo al desarrollo de un estudio sobre la evolución de los modelos lingüísticos en la comarca de Pamplona, la verdad es que el optimismo y orgullo manifestado por las madres y padres por la opción del modelo D son como para quitarse el sombrero (o la txapela, por supuesto). Como manifestaron ellas mismas ante la prensa, “un modelo con décadas de experiencia y que es el único que puede garantizar el bilingüismo al finalizar la Educación Primaria, además de un conocimiento importante de un tercer idioma, el inglés. Además el modelo D es el que mejores resultados ha dado en las últimas pruebas de selectividad. En este colegio contamos con unos profesionales de lujo y prueba de ello puede es que la primera promoción de alumnos que empezaron en 1996 acaban de iniciar la Universidad en casi un 60% y con los que están en 2º de bachillerato este año podrían ser el año que viene en torno al 80%, el resto ha acabado la ESO o está haciendo formación profesional y tan solo en un caso de dejaron los estudios”. Horixe bada, animo eta sorte on!


miércoles, 7 de diciembre de 2011

Revista Ezkaba: Crónica de un otoño rotxapeano.

Kalean dugu abenduko Ezkaba aldizkaria, 190. zenbakia. Eta horrekin batera, Patxi Abasolok idatzitako Arrotxapeako Kronika berri bat, gure Historia Txoko honen Egunkariko orrialdeen sintesia. Honetan, hala ere, Arrotxapeako Historiaren Txokoaren irakurleek hainbat kontu berri topatuko dituzte: Nafarroa independiente ezagutu zuen lur eremua eta Ezkabako hiru lagun horien ausardia, Karaoke euskalduntzeko ekimena, hain zuzen ere. On egin dagizuela!

Crónica de un otoño rotxapeano.

Udazkenarekin batera,  natura ez ezik paisaia politikoa ere aldatu egin zaigu independendentismoak hartutako erabakien ondorioz. Arrotxapeak, ordea, bere egunerokotasunean, ez du aldaketa esanguratsurik ezagutu.

Arrotxapeako azken zerealak?
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-urria-23.
El paisaje de la Rotxa ha terminado por vestirse de esos colores rojizos previos al desnudo integral que la mayoría de los árboles y arbustos de nuestro barrio van a tener que sufrir para poder hacer frente a la venidera estación invernal. El 23 de octubre, una vez más, el tractor se acercó a la Rotxa para preparar las escasas tierras de cereal que quedan. Cuando los meses avancen y la naturaleza haga lo propio, la tonalidad del verde nos dirá si será trigo (verde oscuro) o cebada (verde amarillento). Por si acaso, por si esta vez fuese a ser la última, dejamos aquí el testimonio fotográfico de ese instante. De serlo, estaríamos ante una imagen histórica, pues estos pequeños metros de tierra, hace 500 años, allá por 1511, no eran ni más ni menos que terreno de una Nabarra soberana, proyecto institucional que se vería trucado por la fuerza de las armas castellanas aquel otro julio de 1512.
Es cierto, los cambios de este otoño han ido más allá del entorno natural, afectando de arriba abajo al paisaje político de por aquí. Días antes, el 20 de octubre, la organización independentista Euskadi ‘Ta Askatasuna hizo pública su decisión de dejar las armas, dando por finalizada una actividad que ha marcado los últimos 50 años de las gentes de aquí, también de nuestro barrio. Otra imagen que, sin lugar a dudas, pasará a ser uno de los testimonios gráficos de mayor importancia en nuestra historia reciente.
Pero el barrio sigue como si no hubiera pasado nada. En su día a día, en sus pequeños y grandes problemas y alegrías, el vecindario sigue inmerso en una cotidianidad que acapara pocos titulares en los medios de comunicación. Es el caso de las escasas 20 personas que se concentraron ese mismo día para protestar públicamente contra la última agresión sexual sufrida en la Rotxa. Muchas veces parece que, para indignarnos, necesitamos de espectáculos mediáticos movidos únicamente por el morbo y los índices de audiencia.
   En efecto, en estos tiempos de medios de comunicación de masas, la peor censura es aquella que impone silencio. Los acontecimientos que no sean cronicados, sencillamente, no habrán existido. Y de esto saben mucho los movimientos sociales y populares, cuya actividad queda relegada al mayor de los ostracismos por los agentes que quieren que todo siga igual. Especialmente en períodos electorales, como el que vino marcado por el proceso electoral español del 20 de noviembre. Los agentes político-institucionales se convirtieron en el tema de los mass media, mientras que el trabajo y las reivindicaciones de los movimientos populares han seguido y siguen siendo ninguneados por esos mismos creadores de opinión. No es casualidad que conceptos como "normalidad política" vayan totalmente disociados de otros como "normalidad social", cuando, por lo menos en mí humilde opinión, "normalidad" sólo hay una, con todos sus elementos, sean estos políticos, sociales o económicos.
   Ha sido también el caso de nuestro barrio. Muchas veces no lo leeremos en los periódicos, ni lo oiremos en las radios, ni lo veremos en las televisiones, pero ahí están, día a día, invirtiendo sonrisas y lágrimas para que la Rotxa siga siendo un barrio de verdad. Es el caso de la Federación Batean y las trabas del Ayuntamiento a todos los colectivos que llevan años trabajando con los más gaztes, desarrollando vínculos entre éstos y los colectivos y  el barrio, formas de socialización que no deben ser vistas con buenos ojos por nuestras autoridades. Con la disculpa de la crisis, la reducción de ayudas económicas ha puesto a esos colectivos en las puertas de su desaparición. Veremos que pasa con la llegada del nuevo año.
   El 23 de octubre tuvo lugar una nueva edición de la Marcha a Ezkaba por la defensa de ese espacio natural, y el 25 de octubre fue la APYMA de Patxi Larrainzar quien, una vez más, tuvo que ofrecer una rueda de prensa para denunciar el abandono del centro por parte de las autoridades educativas, quienes incluso no han cumplido el compromiso adquirido para realizar durante el verano pasado determinadas mejoras. Y, de nuevo, la necesidad de un instituto, acentuada por la saturación que sufre el Instituto de Biurdana, al que acuden la mayoría de las jóvenes de barrio.
   Fue precisamente la comunidad escolar la que se manifestó el 22 de octubre en las calles de Iruñea contra los recortes en la Enseñanza, con una convocatoria de huelga para el día 27, que fue seguida masivamente por el único centro que garantiza una enseñanza plurilingüe con el euskera como lengua vehicular preferencial.
  Las concentraciones del 27 de octubre y el 3 de noviembre realizadas por las trabajadoras de la clínica Padre Menni a favor de un nuevo convenio, la carta pública firmada por 122 residentes y familiares del centro gerontológico Amma Oblatas denunciando la falta de calidad asistencial y una mala atención hacia los mayores, el apuñalamiento que el 26 de octubre sufrió un joven de origen ecuatoriano por otro menor de procedencia brasileña, ambos de 17 años, la presentación pública realizada el 3 de noviembre en Carbonilla por parte de la Asamblea de Personas Paradas de Iruñerria, o la necesidad que aún tenemos de iniciativas como la Marcha de Bicicletas organizada por EHE que este sábado, 5 de noviembre, pasó por la Rotxa en defensa de los derechos lingüísticos de las gentes de aquí, nos demuestran que, sin normalidad social, sin paz social, esas otras normalidades no terminarán nunca de serlo.
Ezkabako zenbaki hau kaleratzean jakingo dugu hiru hilabete hauetan aldizkariaren alde egindako ahalegina eta deiadarra emankorrak izan diren. 20 urteko proiektu honek merezi duela uste dugunok prest gaude auzoaren ahotsa eta oihartzuna izaten jarraitzeko, baina auzoa ondoan izan behar, jakina!. Udazken honetan ere, dena esan beharra dago, Ezkabako erredakzio taldeak afari mundiala egin zuen. Badakizue, lana eta festa osagai banaezinak izan dira eta badira bere burua herri mugimendu gisa ikusten duen eragile ororentzat. Horretan, gainera, auzoa normalizatzeko egundoko ekintza burutu genuen: ostiral gaueko ordu txiki horietan Manu tabernan zegoen karaoke saioan lotsa gainditu eta Lau Teilatu abestia jendarteratzeari ekin genion (aupa Ezkabako hiru ausarta horiek!). Ekintza burututa, txaloak eta guzti jaso genituen auzoko hizkuntza normalizazioaren bidean egindako ekarpen txiki handi horrengatik.